fondo blog

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Cuento de Navidad

Acababa de escuchar las seis campanadas en el reloj de la iglesia, y pensó que hoy estaba muy retrasada con los preparativos de la cena, y, no sólo eso, también en su casa le esperaba trabajo, y, al igual que en casa de sus amos, nadie le ayudaría.

Mientras se afanaba en sacar el capón del horno y probar la compota para que tuviera el punto justo de canela y vino, su mente viajó a la taberna donde estaría su hombre, con la única preocupación de meter mano a alguna de las “señoritas divertidas” o beber su cuarta o quinta pinta de cerveza.

Los ojos se le iban arrasando de lágrimas mientras la impotencia iba haciendo mella en ella. Cuidar de la casa de los señores era agotador, daba mucho trabajo por la cantidad de detalles a los que debía de estar atenta, pues eran demasiado remilgados y tenia que poner los cinco sentidos en cada una de las tareas que realizaba, la ventaja era que no tenia niños alrededor que requirieran a cada momento su atención, haciendo el trabajo interminable.

En su casa le esperaban cinco niños, el mayor de ocho años y el pequeño de apenas cuatro meses, al recordarlo no pudo evitar que la leche de sus turgentes pechos se derramara, las lagrimas podía contenerlas, pero no el alimento tan necesario para su hijo que se perdía inevitablemente  entre los pliegues de su vestido.

Cuando todo estaba ya listo lo acercó a una distancia prudente de la lumbre para que se mantuviera caliente, tomó su pañoleta a fue a avisar a la dueña de que su jornada había terminado y se iba ya a su casa con los suyos.

Cuando llegó a la sala, el matrimonio se encontraba haciendo recuento de las ganancias del día, ella, temerosa, llamó a la puerta, y el, con esa cara gorda y grasienta, como los tocinos que vendía, se le quedó mirando sonriendo con cara de lascivia, mientras posaba sus ojos, sin ningún pudor, sobre los pechos, ella se dió cuenta de que su ropa estaba manchada y los pezones quedaban marcados debido a la humedad de la leche derramada,  y se tapó de forma instintiva  con la pañoleta, el volvió a sonreírle y le dijo, hoy no he podido dirigirte ni una palabra, pequeña, he estado muy ocupado en la carnicería preparando las viandas de Navidad. Ven, acércate, ella, tímidamente fue hacia el mientras la mujer le miraba delatando unos celos que le carcomían día a día. El, de forma descarada, le dio una moneda y un azote en las nalgas con su manaza, mientras le guiñaba un ojo y le decía, ya me lo cobraré.

Cada vez que se repetía esa escena, ella no podía evitar acordarse de sus pequeñines, a la vez que maldecía a su marido por ser el mas vago de la región y obligarle a trabajar mientras el holgazaneaba en la taberna.

Por fin llegó al zaguán, y, con parsimonia guardo en su memoria el aroma a carne asada y a rico dulce que habían preparado sus propias manos, a la vez que cavilaba que podría preparar para darles de cenar a su familia en esa ultima noche del año.


Echó a correr hacia su casa, el frío era aterrador y apenas quedaba gente transitando por las calles exceptuando algún borracho y mendigos que sabría Dios donde pasarían la noche. El pecho le oprimía, tenía ya ganas de llegar a su casa y abrazar a su hijitos, se le había hecho tarde, y, aunque hubiera poco, tendría que preparar algo de cenar para su familia.



De pronto escuchó pasos entrecortados pero rápidos, le dió la impresión de que la seguían, volvió la cabeza, y, en efecto, había alguien detrás de ella con prisa, vio a un hombre con un saco al hombro y, parecía, que del saco se derramara sangre, algún carnicero rezagado, pensó, y aligeró el paso.

El marido llegó a la casa y encontró a los niños ateridos de frío, con sueño y asustados, pero ella no estaba en ningún sitio, empezó a buscarle por todos lados, por los alrededores pero no daba con ella.

A la mañana siguiente los periódicos anunciaban en primera página que Jack el destripador había actuado de nuevo.



© marian tarazona
*Texto e imágenes propiedad del blog*

jueves, 28 de agosto de 2014

De Oca a Oca pasando por Estella

Un día decidí escuchar mi voz interior, olvidar los ruidos que a diario nos ensordecen, y me propuse prestar atención a la llamada de algo distinto.
Me dejé llevar por mi intuición, buscando lo que estaba segura de que, un día u otro, tenía que encontrar, y al final, llegó la recompensa.

Para ello, necesité horas de trabajo, tiempo que quité a mi familia y a mi descanso, momentos con los amigos, ratos de ocio.


Pero, al final el merecido premio llegó, ante mi apareció el símbolo que andaba buscando, y lo encontré en forma de Pata de Oca y nada menos que en el Palacio de los Reyes de Navarra de Estella.
Ha querido el destino que ésta pasada Semana Santa, y durante varios días, haya estado observando, fotografiando, e, incluso escuchando explicaciones sobre dicho Palacio, el cual, curiosamente, nunca fue habitado por reyes. Un precioso palacio románico, y la única obra civil perteneciente a este estilo de toda Navarra.

Llevo 27 años pasando a su lado casi a diario, y siempre he  querido ver en él algún símbolo “templario”, o algo especial, pero, por mucho que preguntaba y buscaba, todo me decía que aquí no iba a encontrar nada relativo a la orden del Temple.

Incluso lo dice Matilde Asensi en un párrafo de su libro “Peregrinatio”: “… nada templario encontrarás en Estella, pero te recomiendo que no dejes de visitar, por el simple gozo de la belleza, la iglesia del Santo Sepulcro, cuya portada ojival es digna del mayor encomio, así como la de Santa María de Jus del Castillo y el Palacio de los Reyes de Navarra…”

Y mira por donde, un día, o,  mejor dicho, una noche de las que he comentado, y, dando vueltas al asunto, recordé una de sus partes, en la primera planta no había buscado nada. Siempre lo hacia en los dos capiteles a pie de calle, pero, de pronto recordé que en el primer piso hay cuatro galerías, cada una con cuatro arquillos, rematados con capiteles y con una decoración muy variada, casi todos son motivos vegetales, algunas serpientes y arpías y ¡UNA ESCENA DE DOS COMBATIENTES!

¡Por fin! ¡Ahí estaba! una pareja de guerreros portando sendos escudos.
La talla representa a dos caballeros a pie, en plena pelea, cosa inusual, ya que normalmente a los templarios se les representa con una pareja de jinetes montados en un único caballo. Pero lo mejor de todo era que en el escudo, lo que en un principio  pensé era una cruz normal, resultó ser una Pata de Oca.

En ese momento comencé a echar en falta el tener al lado a alguien con quien compartirlo, el seguir indagando sobre el tema, alguien que me alentase y me dijese que iba por buen camino.

Además, a pesar de la gran satisfacción de haberlo logrado por  mi misma, quería contárselo al mundo.
Algunas veces me he topado con personas que cuando descubren algo similar prefieren guardarlo para si, cuando se encuentran con un “tesoro particular” se hacen rodear de secretismo y no lo dan a conocer, yo estaba deseando enseñarlo.

Quizá alguno no vea muy clara la relación entre el símbolo de la Pata de Oca y los templarios, y tampoco la verá entre dicha Pata de Oca y el Camino de Santiago, para ello es preciso añadir mi propia tesis al respecto, y como no, un poco de historia para ver dicha relación.

La Oca ha sido, en casi todas las culturas antiguas, un animal simbólico.
Habitualmente se simboliza por su Pata, ya que es lo que mas distingue a dicho palmípedo. Posee tres dedos unidos por una membrana, lo que vendría a representar la trinidad, o lo que es lo mismo “tres dedos en una sola Pata”.
Además,  las Ocas son blancas, hecho que supone dotarlas de una simbología de pureza.

.- Para los celtas era el símbolo de lo sagrado, usaban sus plumas para hacerse amuletos, y los druidas veían en ellas el símbolo del Camino  hacia la ansiada perfección, el camino que debemos seguir para llegar al paraíso.
Las Ocas para los celtas eran también consideradas mensajeras del otro mundo.
Así el símbolo de la Pata de Oca, es la “runa de la vida”.

.- En Egipto, se utilizaba la frase “De Oca a Oca” para referirse al tránsito de la muerte a una nueva vida.
En algunas excavaciones se han hallado pinturas de ciertos faraones, en las cuales salen Ocas de su pecho. (En Egipto, el alma de los faraones tenia forma de oca)
En las excavaciones de Luxor, se encontró un juego de mesa un tanto extraño, en una  tumba de nobles. El hallazgo tiene una antigüedad de 3500 años y presenta una gran similitud con el juego de la Oca, todo indica que dicho juego se llamaba SENTE. No parece muy descabellado, entonces, relacionar ambos.

Robert Laffont, en su Diccionario de los Símbolos, explica que:

 …” la Oca tuvo gran importancia en el Egipto de los faraones. Por ejemplo: el jeroglífico de Geb, heredero del trono de Horus, es una Oca y una pierna”…

Agrega que…“cuando los faraones fueron identificados con el sol, su alma fue representada en forma de una Oca, ya que la Oca es el sol salido del huevo primitivo”…

O también que… “las Ocas eran consideradas como mensajeras entre el cielo y la Tierra”… Y que “El advenimiento de un nuevo rey era anunciado, entre otros rituales, soltando cuatro Ocas hacia los cuatro puntos cardinales…”
  
.- En Grecia, a la Oca se la consideraba el mejor soldado, el mejor guardián, ya que, con su estruendosa voz, avisaba de cualquier incursión no deseada.
También en Grecia, apareció, en una copa, una Afrodita sobre una Oca, dicha copa está datada en el siglo V AC.
  
.- En Roma era el animal que protegía las casas, pues alborotaba al notar la presencia de extraños, pero además era considerada sagrada y benéfica.
Como no, las Ocas eran las encargadas de cuidar el Capitolio y preservarlo de un ataque por sorpresa.
Todavía más, cada año, (según el rito agrario), orfeo regresaba del infierno, para iniciar el ciclo de la naturaleza, en una carroza tirada por Ocas. 
Las Ocas custodiaban el templo de Juno.
Y, también en Roma se sacrificaban Ocas en honor de Priapo (dios de la fertilidad).

La Oca vuela, ya que es un ave migratoria, anda por tierra y nada, es decir, representa el aire la tierra y el agua, de nuevo nos encontramos con la Trinidad.

Parece muy probable que la flor de lis, adoptada en la heráldica de los monarcas franceses, provenga así mismo del símbolo de la “Pata de Oca”.
El que desconozca la relación entre el juego de la Oca y el Camino de Santiago no tiene mas que observar las casillas por donde se desarrolla el juego, puentes, posadas, laberintos, y un sinfín de símbolos, donde cada una de ellas tiene su propio significado.

Pero parece ser que no se trata de un inocente divertimento, sino de un juego iniciático, ya afirmó Charpentier  que “en todas las mitologías, al iniciado siempre se le representa con una Oca”.

Y aquí dejo mi teoría de que el origen del juego de la Oca tendría su origen en los templarios, congregación, como es sabido, formada por miembros que eran mitad monjes, mitad guerreros, pero también estaban muy ligados a los constructores.

Otro de los detalles que avalarían mi teoría es que, además de poseer el color  blanco del plumaje, la oca tiene el rojo de la sangre y el negro de la carne, por todo ello la convierte en uno de los símbolos de los Templarios, pués sus colores son el blanco, el rojo y el negro.

Quienes dicen que el juego es parte de un rito iniciático, afirman, del mismo modo, que contiene un mensaje encriptado, y que solo algunos miembros de la orden del temple, podían descifrar.

Indudablemente, el juego de la Oca tiene semejanzas con el Camino de Santiago, pero también con los templarios, las Ocas, la posada, el pozo, la cárcel y los demás símbolos del juego corresponderían a las claves que los constructores dejaban en las piedras, y que en esta orden se usaban para expresar ciertos conceptos de su misteriosa filosofía.En la Biblia se cuenta que el rey Salomón, cuando quiso edificar el Templo de Jerusalem, envío a buscar al maestro Hiram.
En aquella época eran famosos los trabajos en piedra de los “jaques” (los maestros de la Oca) por lo que  Hiram pudo seguramente contratar, para la construcción del templo, mano de obra de esta hermandad del Pirineo.

Fueron muchos los trabajadores que llegaron  de todo el mundo, por ese motivo sería muy difícil que se entendiesen entre ellos. Así que es probable que el rey Salomón ideara un sistema de signos para que se entendieran maestros, aprendices, y todos los operarios.
Los signos servirían para la construcción en si, pero también para diferenciar los grados, y, mediante esos signos se reconocería, de manera sencilla, cuantas piedras habían trabajado cada uno y cuanto debería cobrar.

Una vez terminado el trabajo en el Templo de Jerusalem, los canteros establecieron cofradías que se expandieron por toda Europa, y, seguramente, aplicaron todos los conocimientos adquiridos, en la edificación de Palacios y catedrales.
Al amparo de esta teoría podríamos afirmar que hubo diversas cofradías, pero con un nexo común, el Signo de la Oca.

Se dice que, incluso en el templo de Salomón, quedó marcada la Pata de Oca en forma de flor de Lis, (mencionada antes).

Los templarios eran una orden militar cristiana, creada por los cruzados europeos en 1118 en Jerusalem, tenían como proposito original el de proteger las vidas de los cristianos que peregrinaban a Jerusalem tras su conquista, y, además eran los guardianes de los santos lugares.  Por extensión también eran los guardianes de todos los caminos que conducían a dichos lugares sagrados. Es por ese motivo, por lo que la labor de custodia se amplió al Camino de Santiago.

Puede ser que el tablero del juego de la Oca estuviera marcado por templarios y constructores. Que dichas marcas fuesen avisos de lugares con una significación especial, para que los caballeros de la orden pudieran entenderlos, y así no fuese necesario conocer el resto de idiomas. Era un idioma “universal”.

Existen teorías ocultistas, basadas en el esoterismo, en ellas se habla de espirales ocultas, de combinaciones secretas entre los números, combinaciones entre la numeración de Ocas, puentes y  del resto de casillas.

Pero mi opinión personal es que no tenía porque ser un código cifrado entre los templarios, el símbolo del tridente o de Pata de Oca era el símbolo más conocido en el Camino de Santiago, también conocido como Camino de las Estrellas, o Vía Láctea.
Los primeros peregrinos no tenían mapas para seguir el camino y debían de atravesar múltiples reinos con distintos idiomas, también distinta moneda, costumbres y religión. Por ese motivo, además de la información oral tenían que guiarse por otro tipo de señales, la Pata de Oca seria una de estas señales que les indicaban que seguían el camino correcto.

Aquí me gustaría señalar que una de las funciones del edificio del Palacio de los Reyes de Navarra de Estella fue “Casa de Cambio”, hay que tener en cuenta que los peregrinos atravesaban tres reinos, y debían de ir acomodando la moneda al lugar que visitaban.

Otra idea consiste en pensar que el camino que describe el juego de la Oca   puede ser el viaje a tu interior.
En efecto, si preguntas a cualquiera que haya hecho el Camino de Santiago, todos coincidirán en decirte que, al hacerlo, algo  dentro de ti se remueve, algo cambia.
Es ese viaje a tu interior, el camino de peregrinación a Santiago el que siempre se ha unido a la Oca, y curiosamente en él, en el camino, además, se encuentran infinidad de lugares que se refieren a las Ocas.

Cuando los primeros cristianos comenzaron  a peregrinar a Santiago, ya existían tradiciones entre los pobladores de dicho camino, era común entre ellos hablar del Camino de las Estrellas, del Camino de las Ocas o del Campo de las Estrellas al cual se llega tras atravesar un laberinto necesario para renovarse.

Estas tradiciones no pueden arrancarse de la noche a la mañana,  por ese motivo, y como casi siempre ocurre, lo que se hace es cristianizarlas. Para ello se encargó la tarea a las Órdenes del Cister, del Cluny y del Temple.
Así, a partir del s.X, las construcciones que se  realizan ya muestran simbología cristiana.
De este modo, los antiguos símbolos, como eran la estrella, la concha, el lobo, o la Pata de Oca se adoptan como símbolos cristianos para incorporarlos a la forma de peregrinación cristiana. 

Sé que alguno se estará preguntando que, además de la Pata de Oca, en el escudo que os estoy mostrando, aparece un signo horizontal, pues bien, este podría ser la Tau, otro símbolo templario.

La Cruz Tau es la cruz esotérica de la Orden, la que marca el carácter secreto de la misma, y cuyo significado es “Elegido por la diosa”.

Los templarios siempre han estado unidos al antiguo Egipto, y precisamente en Egipto, el sonido de la letra tau, unido a cualquier palabra, la convertía en femenina, y es que la orden del Temple también ha estado ligada al culto de la diosa madre no hay mas que fijarse en los lugares en los que construían sus iglesias. Las vírgenes eran negras, para que quedase patente que a quien estaban alabando era a la “diosa tierra”.

Por cierto, ¿Os había comentado que Estella está en pleno Camino de Santiago?

© marian tarazona
*Texto e imágenes propiedad del blog*

martes, 19 de agosto de 2014

El naufragio del trasatlántico Wilhelm Gustloff . El de mayor número de víctimas de la historia


Hoy voy a tratar de una tragedia enorme. Cuando hablamos de victimas de un naufragio, en seguida todos pensamos en el Titanic, creemos que en este naufragio murió el mayor numero de personas de la historia, pero estamos equivocados, el naufragio con mayor numero de desaparecidos fue el del trasatlántico Wilhem Gustloff, vamos a conocer un poco mas de esta historia.



El Vilhem Gustloff era un transatlántico de línea, destinado a la población trabajadora de la Alemania nazi, fue botado en 1937 y asignado a la “Kraft durch Fraude .Era el buque insignia de la flota de la KdF y los dos años posteriores a su botadura se dedicó a viajes de crucero en el Mediterráneo, Atlántico y Mar del Norte.

Recibió el nombre de Wilhem Gustloff por un líder de Suiza asesinado en 1936 por un terrorista, aunque, el barco estuvo a punto de llamarse Adolfo Hitler.

Fue puesto en funcionamiento  el 24 de marzo de 1934, y en principio había sido fabricado para funcionar como crucero comercial. Con el inicio de la II Guerra Mundial, en septiembre de 1939, la armada alemana pide el uso del barco como hospital.

El 24 de mayo de 1939, junto a otros, atracó en el puerto de Vigo con suministros médicos y el 26 zarpó con integrantes de la Legión Cóndor, llegando el 30 a aguas alemanas. Ingresó en el puerto de Hamburgo, participando de una recepción que incluía un desfile de buques.

El 22 de septiembre de 1939 fue confiscado por las Fuerzas Armadas y pasó a servir como buque hospital, siendo pintado enteramente de blanco, con una banda verde cerca de la cubierta superior y con cruces rojas en diversos lugares. Sus primeros ocupantes en esta misión fueron 685 soldados del derrotado ejército polaco y,  se dedicó a conducir a centenares de germanos de las zonas del báltico ocupadas por los rusos hacia territorio alemán.

De abril a junio de 1940 sirvió en la campaña de Noruega, anclado en Oslo, atendiendo a los heridos y enfermos alemanes.

El 20 de noviembre de 1940 atraca en Gotenhafen, como buque de apoyo de la 2 Unterseeboote-Lehr-Division, usado principalmente  como barraca para los submarinistas. Hasta esta fecha había transportado un total de 3151 heridos y enfermos.

Noche fatídica

El 30 de enero de 1945, cuando el Gustloff dejó la relativa seguridad del puerto de Gotenhafen, , soplaba un fuerte viento, la temperatura estaba por debajo de los 10º bajo cero y trozos de hielo flotaban en el agua. Esas condiciones hacían que toda posibilidad de sobrevivir en esas aguas fuese prácticamente imposible. Desafiando el mal tiempo, la escasa visibilidad y la noche, el Gustloff se hizo a la mar, con un puñado de cañones antiaéreos como protección, pero nada para defenderse de un posible ataque submarino.

El barco inicia su viaje, por un corredor donde varios dragaminas y torpederos alemanes hacían su guardia y escolta de los buques de evacuación, pero no hacían más que eso.

La tragedia se desató, pocos minutos después de las 23 horas, cuando el barco fue alcanzado por un torpedo lanzado por el submarino soviético S-13, que esa noche vigilaba las aguas del Mar Báltico. Otros dos torpedos aceleraron la tragedia. El barco se hundió en tan solo 55 minutos en medio del pánico generalizado.
Según el testimonio de un testigo, el primer torpedo impactó bajo el puente, el segundo donde estaba la pileta y el tercero en la sala de máquinas. El agua penetraba a raudales y el barco, escorado pronunciadamente, empezó su viaje hacia el fondo.

La orden de “mujeres y niños primeros” fue reemplazada por un “sálvese quien pueda”. La muchedumbre desesperada trataba de subir a los botes salvavidas. Muchos murieron aplastados, los pequeños eran arrebatados de las manos de sus padres, los soldados heridos fueron abandonados a su suerte. Las escenas de pánico eran indescriptibles. En 50 minutos todo había acabado: el Gustloff se había hundido en las heladas aguas oscuras del Báltico.

El Gustloff, diseñado para transportar 1865 personas, llevaba más de 10500 a bordo entre civiles, soldados, marinos y personal de abordo.

Los buques de guerra alemanes lograron rescatar a 1252 supervivientes, muchos de los cuales morirían de frío poco después. Se calcula que murieron unas 9343  personas, la mayoría refugiados, entre ellos muchos niños.
Epílogo
Esta tragedia ocurrió dentro del periodo de guerra y era parte de las agresiones contra el régimen nazi. Dicen que la historia la escriben los vencedores y obviamente los nazis iban perdiendo. Así que este suceso fue apenas mencionado.

Por otra parte, había cierta desaprobación al confinamiento al que Alemania había sometido a los judíos, así que no faltó quien lo tomara como un castigo divino. La historia no se supo porque sucedió en una época donde el mundo estaba sensibilizado por los descubrimientos hechos en los campos de concentración alemanes, y la propaganda aliada ocultó esta tragedia que afectó, en definitiva, a los alemanes, una nación que había cometido crímenes contra la humanidad.

Terminada la guerra, con el comunismo ocupando esa zona, el hecho se ocultó definitivamente, tratando de ocultar el hecho de que había sido hundido por un submarino ruso.

Hoy en día el Gustloff reposa, en tres secciones, a 90 metros de profundidad.

Uno de los documentos más detallados que existen sobre este hecho es la novela “A paso de cangrejo”, del Premio Nobel de Literatura Günter Grass.




Información del Wilhelm Gustloff

Tipo: Crucero, de pasajeros.
Peso: 25484 Tm
Longitud: 208.5m
Ancho: 23.5m
Altura: 56 m (desde la quilla hasta el polo superior)
Motor: 4 ocho cilindros de los motores diesel MAN
Hélice: 2 (“doble tornillo"), cada uno con 4 hojas.
Caballo de fuerza: 9,500
Ancla: 3 (1 babor, estribor 2)
Velocidad: 15,5 nudos (unos 29 Km. / h)
Distancia: 12000 millas náuticas a 15 nudos
Pasajeros: 1463
Tripulación: 417
Cabinas de pasajeros: 489 (248 dobles y 241 cabinas de 4 camas camarotes)
Clases: Sólo 1
Número de cubiertas: 8
Superficie de la cubierta: 5000 m²
Resistente al agua, subdivisión: 12 mamparos
Instalaciones sanitarias: 50 cuartos de baño, 100 duchas, 145 baños
Botes de rescate: 22
Constructor: Blohm & Voss, Hamburgo
# Patio: 511
Posesión: Frente Alemán del Trabajo (DAF) - COP
Costo: 25 millones de Reichsmarks
Radio ID: DJVZ
Lanzamiento: 05  Mayo 1937
Fecha de terminación: 15 Marzo 1938
Desaparición: 30 Enero 1945

© marian tarazona
*Texto e imágenes propiedad del blog*



lunes, 11 de agosto de 2014

La morgue

El teléfono comenzó a sonar estrepitosamente y ella, de un salto,  fue a contestar.

En el camino se dio un golpe en la cabeza, pero sin mayor importancia. Alcanzó el teléfono y una voz amable, pero áspera, le comunico que creían que su amigo Ron había sufrido un accidente fatal y estaba en la morgue a la espera de ser identificado.
No podía creer lo que estaba escuchando, Ron era una persona muy tranquilo, abstenio y muy cauto al volante. Se vistió rápidamente y salió hacia el depósito de cadáveres.

Se encontró en medio de un largo pasillo, como en un sueño, era un pasillo interminable y desvencijado, puertas viejas y desconchadas. Apoyados en las paredes, se encontraban un sin numero  de personas extrañas, con las ropas desgarradas y con heridas, o en estado similar a la descomposición, incluso olía bastante a putrefacción.

Movió la cabeza y puso los ojos en blanco, dando por hecho que era una visión debida a los acontecimientos y al golpe que había recibido al ir a contestar la llamada.

Llegó a duras penas a la puerta indicada, allí donde le habían dicho que se encontraba  depositado el cadáver de su amigo.

En aquel lugar le explicaron que había chocado contra un árbol y que su coche circulaba a gran velocidad. No podía creerlo, conociendo como era el, pero era innegable, ese era el cuerpo maltrecho y sin vida de su amigo.

Tras los trámites pertinentes se dispuso a regresar a  casa, y, al atravesar de nuevo el pasillo, aquellos seres le miraron y le susurraron al unísono un “hasta pronto”. 

Se diría que nadie mas que ella era capaz de verlos y escucharlos.

Le dolía la cabeza, no estaba segura si del golpe o la impresión por la que acababa de pasar, se dispuso a tomar un analgésico y se tumbó en la cama.

No había pasado ni media hora cuando creyó escuchar ruidos desconocidos. No quería abrir  los ojos, le dolía mucho la cabeza y le embargaba una mezcla de pena y desconcierto.

Al final hizo acopio de fuerza, se levantó y salió al pasillo, no podía dar crédito a lo que estaba viendo, allí estaban, aquellos seres que había visto en la morgue, apoyados en las paredes de su apartamento.


Perpleja, y con el terror instalado en su cuerpo, les preguntó con un hilo de vez sobre quienes eran y que querían de ella.


Se reían y deambulaban de un lado a otro de la casa, dejando a su paso todo manchado de sangre y un olor nauseabundo.


Somos no vivos-no muertos, le contestaron al unísono, no estamos ni aquí ni allá, solo tu puedes vernos, así que  no te molestes en avisar a nadie.

Y, ahora, precisamos de tu ayuda. Para que uno de nosotros traspase el umbral necesitamos que tú te suicides. Y no es un ruego, es una orden.

Se sintió rodeada, empezó a vomitar y marearse, no podía soportar la presencia de aquellos seres y mucho menos el olor que desprendían en sus movimientos. Iba dando tumbos por todas las estancias  y ellos le seguían allá donde fuera, zumbándole en el oído palabras que le mareaban todavía más.

¿¿Entonces…. Ron?? Acertó a decir. ¡¡Eso es, le espetaron eso es!! lo has comprendido, y no olvides que  te estamos esperando.

Estaba aterrorizada, jamás había sufrido una pesadilla de ese calibre. Se sentía flotando y rogaba al cielo que fuera capaz de despertarse, no lo soportaba mas. No era capaz de discernir, ni tiempo, ni lugar, nada de nada. Solo veía manchas rojas allá donde miraba, y por un momento llegó a pensar que se estaba volviendo loca.  
No entendía como lo acontecido podía haber minado su salud mental de aquella manera.

O tu o nosotros le dijeron, acercándose a ella, y depositando en sus manos un enorme cuchillo.

¡¡Córtate las venas!!...  ¡¡Ahora!! ... ¡¡Vamos!!... ¡¡Se termina el tiempo!!.

Estaba paralizada se sentía incapaz de respirar, le faltaba el aire y comenzaba a ver borroso, oía voces lejanas, como si fuese a perder el conocimiento de un momento a otro.

De repente vio como sus manos cobraban vida propia y…. Cortaban sus venas…

Se les quedó mirando… sonreían, afirmaban con la cabeza…. Todo se volvió rojo…

© marian tarazona
*Texto e imágenes propiedad del blog*

jueves, 24 de julio de 2014

Amor eterno

Una de las festividades que se celebran en febrero, y que a nadie se le escapa, es la de san Valentín, patrón de los enamorados. Hablar del santo, de sus virtudes y su patronazgo es un tema muy manido, así que se me ocurrió indagar sobre hasta cuando dura el amor, si es verdad que permanece hasta que la muerte nos separa, si es volátil, o,  si es capaz de llegar más allá, de seguir hasta la eternidad.
Todo esto vino a mi mente a partir del hallazgo un tanto insólito de unos huesos.
Dicho así podría sonar un tanto prosaico, si bien, explicando que se trata de dos esqueletos hallados enterrados juntos, y en el interior de un templo, el asunto puede sonar algo más enigmático a la vez que romántico.

Hace unos pocos años tuvo lugar la restauración de un templo en una ciudad de Navarra. Deteriorado por el paso de los años, iba desprendiéndose trocito a trocito, hasta que, ante el clamor popular, se decidió por parte de las autoridades políticas y eclesiásticas, que había llegado el momento de acometer su reparación.

Cuando se levantó todo el suelo, ante la vista de los operarios, aparejadores y expertos en arte, aparecieron varias cosas curiosas. Pinturas antiguas, capillas ocultas, y sobre todo huesos, muchos huesos.

Esto no debería extrañar a nadie, pues de todos es sabido que, antiguamente, se daba cristiana sepultura en el interior de las iglesias.

Tuve el privilegio de ser invitada a las obras, por lo que fuí testigo directo de algo que llamó poderosamente mi atención y la de todos los que allí estábamos. En una cavidad del suelo aparecieron enterrados dos esqueletos juntos, abrazados. Y no es solamente que se encontrasen de esa manera, sino que todo lo que le rodeaba le confería un toque misterioso.

El resto de huesos estaban en tierra, más o menos desperdigados, pero el lugar en el que estaba la pareja llamó mi atención. Y no solo era la localización, ¿Por qué el resto de huesos se hallaban mas o menos desperdigados y directamente en  tierra, y éstos se encontraban rodeados de piedra, como si se hubiese construido una sepultura especifica para ellos dos?

El hecho mismo de encontrar una pareja abrazada, separada del resto, en un cubículo especial y diferenciado, ya de por si resulta del todo extraño. Tengamos en cuenta que estaban enterrados en lugar sagrado, juntos, cuando por todos es sabido que el tema sexual es tabú en la religión católica. No olvidemos que estamos hablamos de una iglesia.

¿Porque fueron enterrados en ese lugar dentro de la iglesia, y, precisamente de esa manera?

Revisada la documentación a la que he podido acceder he llegado a muchas conclusiones sobre los lugares de los enterramientos dentro de los templos, su colocación y la posición de los cuerpos en  que eran enterrados los señores de la nobleza .Y éste templo, por los datos que he obtenido en las indagaciones, parece que era uno de los dignos receptores de esos cadáveres.

Encontré muchos datos que me servirán para posteriores artículos, pero, lamentablemente no me han servido  para esclarecer este tema.

Las hipótesis del por qué de esta forma de enterramiento son numerosas. Parece claro que podría unirles lazos familiares, y también, por que no, podrían ser pareja. Aunque el hecho de que estuvieran enterrados juntos no querría decir que, expresamente, ellos quisieran estar de ese modo. Ni tenían por que haber decidido que su amor se prolongase mas allá de la muerte. Es mas, ¿Quizá alguien quiso enterrarlos juntos?, y, si fue así, ¿Por qué motivo?

Puestos a investigar el por qué de esta manera de enterrar “amantes” quise ir más allá, comencé a preguntarme cuántos casos como éste existirían en el mundo, y me puse a buscar.

La verdad es que creía que la cosa sería sencilla,  había imaginado encontrar cientos de casos parecidos. Pero no hay tantos, y algunos de los que encontré fueron los que aquí menciono. Habrá muchos mas, seguro que si, pero ahora le toca al lector seguir buscando…


 “Los amantes de Valdaro”

Aparecieron el 6 de febrero de 2007 en el norte de Italia, en Valdaro, en una zona industrial cercana a Mantua y la datación le otorga una antigüedad de 5000 a 6000 años.

Según la arqueóloga que dirigía el equipo que llevo a cabo el descubrimiento, en el neolítico no era tan infrecuente el enterramiento doble, muchas veces se encuentran hijos que fueron enterrados junto a su madre, pero el caso de una pareja de edad similar es mas extraño.

La pareja era joven ya que presentaba casi toda la dentadura y no estaba desgastada. Aparentemente debían tener unos 20 años. Aparecieron abrazados y mirándose el uno al otro.  Y era la primera vez que se encontraban dos esqueletos de edades similares abrazados uno frente al otro. Uno de ellos parece alargar la mano hacia la boca del otro, a su vez este le abraza. Junto a ellos apareció lo que debió de ser su ajuar funerario, a la altura de las cervicales del varón una punta de silex, y, entre su muslo y el costado de la mujer un cuchillo de forma alargada. Ella no parecía que hubiese sido sacrificada (en dicho caso, ella hubiera aparecido al lado del varón y no abrazada como es este el caso).

La directora de las excavaciones, Elena Menotti, declaró que no hay precedentes de un entierro doble datado en el Neolítico, y mucho menos de dos personas abrazándose; y éstos se están abrazando de verdad.

¿Que nos querrían decir con esa postura,Como encontrarían la muerte? ¿Y esa mano, ese dedo que parece dirigirse a la boca del otro, quizá pidiéndole silencio eterno? Un precioso enigma.

“Los amantes de Módena”

Esta pareja fue descubierta en 2011  por unos obreros que trabajaban en la remodelación del Palacio de Módena. La antigüedad es de apenas 1500 años. Se cree que la pareja fue enterrada al mismo tiempo, entre los siglos V y VI,   y los restos aparecieron  petrificados.

Forma parte de un complejo funerario, pero ésta es la única pareja. Estos amantes mantienen sus manos unidas. La mujer, lleva un anillo de bronce, y mira directamente a su pareja. El hombre también parece que fue colocado en esa posición. Se cree que la cabeza de el, en un primer  momento estaba de frente a la de ella, pero causas ajenas han podido hacer rotar el cráneo variando su posición inicial. ¿O quizá si que miraba hacia otro lado?

El hecho de ser enterrados de la mano, puede sugerir, como he comentado, que efectivamente murieran a la vez. Me resulta impresionante el hecho de pensar en el momento de su muerte y permanecer unidos siempre.

Se llegó a pensar, dejando volar la imaginación, en un país rico en historias de amor, unido a la tragedia, que habían sido asesinados, pero las investigaciones demostraron que los esqueletos no presentaban signos de muerte violenta.

Se trata de un hombre y una mujer de entre 18 y 20 años. Y, como en casi todos los casos, los especialistas creen que no murieron juntos y abrazados, sino que se les coloco así posteriormente.

Algunos creen que pudieran pertenecer a la nobleza del final del imperio romano, si bien surgen dudas, ya que la arqueóloga, Licia Diamanti, declaró  que los esqueletos se encontraban en una necrópolis de 11 tumbas, y que no parece que la pareja fuera particularmente rica dadas las características de la tumba.


"Los amantes de Rumania"

Los arqueólogos encontraron, en el interior de un patio de un monasterio dominico los restos de dos jóvenes cogidos de la mano. Se estima que fueron enterrados entre 1450 y 1550. Sin embargo en esa época eran muy raros los enterramientos dobles.

Parece ser, según los informes del Instituto de Arqueología e Historia del Arte de Cluj-Napoca, que esas dependencias serian en un principio el antiguo cementerio del monasterio.

El varón sufrió una lesión de cadera, a raíz de la cual probablemente muriera. Y la mujer, dada su juventud y su apariencia saludable, probablemente sufrió un ataque al corazón por la tristeza ante la perdida de su amado. Se ha descartado el suicidio, ya que en la edad media era pecado y no hubieran permitido el entierro en lugar sagrado. Lógicamente se les enterró juntos por el amor que demostraron.

Se trata de dos esqueletos tomados de la mano y ambas cabezas se miran.

"La pareja de enamorados de San Fernado" (Cádiz)

Ésta pareja apareció en el  campo de Hockey de San Fernando (Cádiz).

El descubrimiento tuvo lugar en una fosa simple en el interior del cementerio de un poblado neolítico, y el carbono 14 ha corroborado que se trata de un enterramiento de hace 6000 años.

Están enterrados frente a frente, con las extremidades superiores e inferiores  abrazados.

Los estudios han demostrado que el cuerpo de la izquierda corresponde al de una niña de unos 12 años de edad, y el de la derecha a un adulto de unos 35 o 40 años, de este no está muy claro el sexo.

El hecho de ser enterrados en posición fetal, según la antropóloga Mila Macias, vendría a demostrar que tenían un vínculo afectivo muy grande.

Debieron de morir a la vez, de otra manera no podrían encontrarse tan entrelazados.
Junto a los esqueletos se encontraron, cerca de sus pies, restos de pigmentos ocres, y cerca del cráneo de uno de ellos agujas de hueso, por lo que se especula con que pudiesen ser los restos de un tocado.


Los amantes de Sumpa

Se trata de una pareja perteneciente a la cultura “Las Vegas” .Datada aproximadamente entre 5.000 y 6.000 años a. C. Fue descubierto en la década de los 70 por la arqueóloga  norteamericana Karen Stothert, en un cementerio cercano a la población de Santa Elena (Ecuador), en la península del mismo nombre.

Se trata de un hombre y una mujer de entre 20 y 25 años, que fueron sepultados juntos. La mano derecha del varón se posa sobre la cintura de ella, y la pierna derecha sobre la pelvis de la mujer. Ella esta flexionada con un brazo sobre su cabeza, característica que resulta atípica.. Fueron sepultados bajo seis grandes piedras.

En esta cultura de las Vegas se colocaban piedras pequeñas para representar el alma de los fallecidos, de esta manera se les daba protección espiritual. De la misma manera, también colocaban seis piedras grandes como protección ante los malos espíritus.

Una de las posturas que más ternuras pueden despertar es precisamente la del varón tomando de la cintura a su amada.


La pareja de Hakemi Use. "Los enamorados turcos"

Este hallazgo se llevó a cabo en el año  2007 en la zona de Hakemi Use, en el distrito Bismil de la provincia del sudeste de Diyarbakir, en Turquía.

La tumba de la pareja fue hallada en el municipio de Tepe, a unos 70 kilómetros al este de Diyarbakır, en el lado sur del río Tigris. Este asentamiento lleva siendo excavado desde 2001 por Halil Tekin, de la universidad de Hacettepe, y su equipo de arqueólogos.
 Según los investigadores es el ejemplo más antiguo de enterramiento de una pareja, ya que está datado en hace 8000 años, en  el mesolítico, cuando el hombre comienza a asentarse y abandona la vida nómada.

Se trata de una pareja de jóvenes, y por su posición en el enterramiento da la impresión de que tenían algún tipo de relación sentimental, y que les enterraron de esa manera para que perdurase esa conexión. Algunos investigadores opinan que no tienen por que ser de una pareja unida, pero ante la vista del resto de enterramientos todo lleva a asegurar que así fue.

El varón tenía unos 30 años y la mujer alrededor de 20.

La causa de la muerte pudo ser un crimen pasional pero también pudo ser una enfermedad, y lo que parece tomar fuerza es la hipótesis de que murieron juntos, falta el resultado del análisis de los huesos.


"Los amantes de Hasanlu". Irán

Hayados en Solduz Valley, en una excavación realizada en 1972 y bajo una losa de cinco toneladas.
En principio las hipótesis daban por valida la datación de hace 6000 años, si bien parece que en realidad es de hace 800.
Se trata de dos esqueletos encontrados juntos, frente a frente y abrazados, con las cabezas casi pegadas y sin ningún objeto cercano a ellos.
Lo único encontrado, además de los esqueletos, fue una piedra a manera de almohada.

Se desconoce el motivo de la muerte, parece que al morir el primero, el otro se suicidó.
“Los amantes de Navarra”

Y dejo para el final a los “culpables” de que haya escrito el presente articulo en honor de todos los amantes, amadores y amados.

Fue grande y grata mi sorpresa al encontrarme de cara ante semejante regalo. Un regalo que nadie esperaba encontrar allí, bajo las viejas tablas del entarimado de una iglesia románica.

Fuimos invitados a ver el desarrollo de las obras, sin más, por simple curiosidad, esperábamos  hallar huesos, por supuesto. Pero cual fue nuestra sorpresa al encontrarnos con una representación tan grande del amor más allá del amor. Más allá de la vida y de la muerte.

Al principio empezamos a divagar sobre quienes serian los protagonistas, a quien pertenecerían esos restos, porque estaban enterrados allí y juntos, quien los habría puesto, si morirían a la vez, o, de no ser así, quien moriría antes, si habrían sido pareja, incluso amantes clandestinos….

Que cosa mas bonita seria iniciar un viaje eterno nada menos que junto a la persona a quien mas amas.

El mas grande de los miedos del hombre es la muerte, tema tabú donde los haya. Y, paradójicamente, si existe  algo de lo que estamos realmente seguros, es de que todos, un día, moriremos.

El hecho permanecer encerrados en un ataúd, aislados, cubiertos por la tierra. El iniciar un viaje en solitario a “no sabemos donde”, eso es lo que verdaderamente nos aterra. Y a pesar de que se nos haya prometido un paraíso eterno.

Sin embargo, si ese viaje lo hiciéramos al lado de la persona amada seria un consuelo. Una promesa de velar el uno por el otro más allá de la muerte. Y de eso pocas parejas han tenido el privilegio.


De repente todos nos quedamos mudos, como queriendo grabar en nuestras pupilas lo que, con toda seguridad, nadie mas iba a contemplar. Siendo conscientes de que lo que teníamos delante de nosotros se olvidaría de  la misma forma que salió a la luz.
Dimos nuestra opinión, sugerimos posibles soluciones, esperando el milagro. Creyendo que, aunque se tuvieran que cambiar planes y planos, alguien tendría un poco de sensibilidad y lo dejarían salir a la luz.

Pero lo que nos temíamos,  ocurrió, y la “pareja” fue trasladada a un lugar más prosaico, allá donde reposan el “resto de los restos”, y allá permanecerán por siempre, sin nombre, sin identificación ninguna, y lo que es mas doloroso, quizá, separados…

A todos los que fuimos testigos de aquel descubrimiento nos hubiera gustado que hubiesen permanecido en ese lugar. Allí donde alguien pensó que deberían reposar juntos, por los siglos de  los siglos.

Casi todos, con lágrimas en los ojos, nos despedimos de los amantes, los que siempre serán “nuestros amantes”, nuestra pareja, que permanecerá por siempre en secreto.

Pero, antes de despedirnos de ellos, todos nos llevamos en nuestro corazón una razón más para seguir amando. Aun cuando sea evidente que, aunque seamos unos románticos, y, estemos perdidamente enamorados, sólo somos un montón de huesos…

© marian tarazona
*Texto e imágenes propiedad del blog*