fondo blog

jueves, 28 de agosto de 2014

De Oca a Oca pasando por Estella

Un día decidí escuchar mi voz interior, olvidar los ruidos que a diario nos ensordecen, y me propuse prestar atención a la llamada de algo distinto.
Me dejé llevar por mi intuición, buscando lo que estaba segura de que, un día u otro, tenía que encontrar, y al final, llegó la recompensa.

Para ello, necesité horas de trabajo, tiempo que quité a mi familia y a mi descanso, momentos con los amigos, ratos de ocio.


Pero, al final el merecido premio llegó, ante mi apareció el símbolo que andaba buscando, y lo encontré en forma de Pata de Oca y nada menos que en el Palacio de los Reyes de Navarra de Estella.
Ha querido el destino que ésta pasada Semana Santa, y durante varios días, haya estado observando, fotografiando, e, incluso escuchando explicaciones sobre dicho Palacio, el cual, curiosamente, nunca fue habitado por reyes. Un precioso palacio románico, y la única obra civil perteneciente a este estilo de toda Navarra.

Llevo 27 años pasando a su lado casi a diario, y siempre he  querido ver en él algún símbolo “templario”, o algo especial, pero, por mucho que preguntaba y buscaba, todo me decía que aquí no iba a encontrar nada relativo a la orden del Temple.

Incluso lo dice Matilde Asensi en un párrafo de su libro “Peregrinatio”: “… nada templario encontrarás en Estella, pero te recomiendo que no dejes de visitar, por el simple gozo de la belleza, la iglesia del Santo Sepulcro, cuya portada ojival es digna del mayor encomio, así como la de Santa María de Jus del Castillo y el Palacio de los Reyes de Navarra…”

Y mira por donde, un día, o,  mejor dicho, una noche de las que he comentado, y, dando vueltas al asunto, recordé una de sus partes, en la primera planta no había buscado nada. Siempre lo hacia en los dos capiteles a pie de calle, pero, de pronto recordé que en el primer piso hay cuatro galerías, cada una con cuatro arquillos, rematados con capiteles y con una decoración muy variada, casi todos son motivos vegetales, algunas serpientes y arpías y ¡UNA ESCENA DE DOS COMBATIENTES!

¡Por fin! ¡Ahí estaba! una pareja de guerreros portando sendos escudos.
La talla representa a dos caballeros a pie, en plena pelea, cosa inusual, ya que normalmente a los templarios se les representa con una pareja de jinetes montados en un único caballo. Pero lo mejor de todo era que en el escudo, lo que en un principio  pensé era una cruz normal, resultó ser una Pata de Oca.

En ese momento comencé a echar en falta el tener al lado a alguien con quien compartirlo, el seguir indagando sobre el tema, alguien que me alentase y me dijese que iba por buen camino.

Además, a pesar de la gran satisfacción de haberlo logrado por  mi misma, quería contárselo al mundo.
Algunas veces me he topado con personas que cuando descubren algo similar prefieren guardarlo para si, cuando se encuentran con un “tesoro particular” se hacen rodear de secretismo y no lo dan a conocer, yo estaba deseando enseñarlo.

Quizá alguno no vea muy clara la relación entre el símbolo de la Pata de Oca y los templarios, y tampoco la verá entre dicha Pata de Oca y el Camino de Santiago, para ello es preciso añadir mi propia tesis al respecto, y como no, un poco de historia para ver dicha relación.

La Oca ha sido, en casi todas las culturas antiguas, un animal simbólico.
Habitualmente se simboliza por su Pata, ya que es lo que mas distingue a dicho palmípedo. Posee tres dedos unidos por una membrana, lo que vendría a representar la trinidad, o lo que es lo mismo “tres dedos en una sola Pata”.
Además,  las Ocas son blancas, hecho que supone dotarlas de una simbología de pureza.

.- Para los celtas era el símbolo de lo sagrado, usaban sus plumas para hacerse amuletos, y los druidas veían en ellas el símbolo del Camino  hacia la ansiada perfección, el camino que debemos seguir para llegar al paraíso.
Las Ocas para los celtas eran también consideradas mensajeras del otro mundo.
Así el símbolo de la Pata de Oca, es la “runa de la vida”.

.- En Egipto, se utilizaba la frase “De Oca a Oca” para referirse al tránsito de la muerte a una nueva vida.
En algunas excavaciones se han hallado pinturas de ciertos faraones, en las cuales salen Ocas de su pecho. (En Egipto, el alma de los faraones tenia forma de oca)
En las excavaciones de Luxor, se encontró un juego de mesa un tanto extraño, en una  tumba de nobles. El hallazgo tiene una antigüedad de 3500 años y presenta una gran similitud con el juego de la Oca, todo indica que dicho juego se llamaba SENTE. No parece muy descabellado, entonces, relacionar ambos.

Robert Laffont, en su Diccionario de los Símbolos, explica que:

 …” la Oca tuvo gran importancia en el Egipto de los faraones. Por ejemplo: el jeroglífico de Geb, heredero del trono de Horus, es una Oca y una pierna”…

Agrega que…“cuando los faraones fueron identificados con el sol, su alma fue representada en forma de una Oca, ya que la Oca es el sol salido del huevo primitivo”…

O también que… “las Ocas eran consideradas como mensajeras entre el cielo y la Tierra”… Y que “El advenimiento de un nuevo rey era anunciado, entre otros rituales, soltando cuatro Ocas hacia los cuatro puntos cardinales…”
  
.- En Grecia, a la Oca se la consideraba el mejor soldado, el mejor guardián, ya que, con su estruendosa voz, avisaba de cualquier incursión no deseada.
También en Grecia, apareció, en una copa, una Afrodita sobre una Oca, dicha copa está datada en el siglo V AC.
  
.- En Roma era el animal que protegía las casas, pues alborotaba al notar la presencia de extraños, pero además era considerada sagrada y benéfica.
Como no, las Ocas eran las encargadas de cuidar el Capitolio y preservarlo de un ataque por sorpresa.
Todavía más, cada año, (según el rito agrario), orfeo regresaba del infierno, para iniciar el ciclo de la naturaleza, en una carroza tirada por Ocas. 
Las Ocas custodiaban el templo de Juno.
Y, también en Roma se sacrificaban Ocas en honor de Priapo (dios de la fertilidad).

La Oca vuela, ya que es un ave migratoria, anda por tierra y nada, es decir, representa el aire la tierra y el agua, de nuevo nos encontramos con la Trinidad.

Parece muy probable que la flor de lis, adoptada en la heráldica de los monarcas franceses, provenga así mismo del símbolo de la “Pata de Oca”.
El que desconozca la relación entre el juego de la Oca y el Camino de Santiago no tiene mas que observar las casillas por donde se desarrolla el juego, puentes, posadas, laberintos, y un sinfín de símbolos, donde cada una de ellas tiene su propio significado.

Pero parece ser que no se trata de un inocente divertimento, sino de un juego iniciático, ya afirmó Charpentier  que “en todas las mitologías, al iniciado siempre se le representa con una Oca”.

Y aquí dejo mi teoría de que el origen del juego de la Oca tendría su origen en los templarios, congregación, como es sabido, formada por miembros que eran mitad monjes, mitad guerreros, pero también estaban muy ligados a los constructores.

Otro de los detalles que avalarían mi teoría es que, además de poseer el color  blanco del plumaje, la oca tiene el rojo de la sangre y el negro de la carne, por todo ello la convierte en uno de los símbolos de los Templarios, pués sus colores son el blanco, el rojo y el negro.

Quienes dicen que el juego es parte de un rito iniciático, afirman, del mismo modo, que contiene un mensaje encriptado, y que solo algunos miembros de la orden del temple, podían descifrar.

Indudablemente, el juego de la Oca tiene semejanzas con el Camino de Santiago, pero también con los templarios, las Ocas, la posada, el pozo, la cárcel y los demás símbolos del juego corresponderían a las claves que los constructores dejaban en las piedras, y que en esta orden se usaban para expresar ciertos conceptos de su misteriosa filosofía.En la Biblia se cuenta que el rey Salomón, cuando quiso edificar el Templo de Jerusalem, envío a buscar al maestro Hiram.
En aquella época eran famosos los trabajos en piedra de los “jaques” (los maestros de la Oca) por lo que  Hiram pudo seguramente contratar, para la construcción del templo, mano de obra de esta hermandad del Pirineo.

Fueron muchos los trabajadores que llegaron  de todo el mundo, por ese motivo sería muy difícil que se entendiesen entre ellos. Así que es probable que el rey Salomón ideara un sistema de signos para que se entendieran maestros, aprendices, y todos los operarios.
Los signos servirían para la construcción en si, pero también para diferenciar los grados, y, mediante esos signos se reconocería, de manera sencilla, cuantas piedras habían trabajado cada uno y cuanto debería cobrar.

Una vez terminado el trabajo en el Templo de Jerusalem, los canteros establecieron cofradías que se expandieron por toda Europa, y, seguramente, aplicaron todos los conocimientos adquiridos, en la edificación de Palacios y catedrales.
Al amparo de esta teoría podríamos afirmar que hubo diversas cofradías, pero con un nexo común, el Signo de la Oca.

Se dice que, incluso en el templo de Salomón, quedó marcada la Pata de Oca en forma de flor de Lis, (mencionada antes).

Los templarios eran una orden militar cristiana, creada por los cruzados europeos en 1118 en Jerusalem, tenían como proposito original el de proteger las vidas de los cristianos que peregrinaban a Jerusalem tras su conquista, y, además eran los guardianes de los santos lugares.  Por extensión también eran los guardianes de todos los caminos que conducían a dichos lugares sagrados. Es por ese motivo, por lo que la labor de custodia se amplió al Camino de Santiago.

Puede ser que el tablero del juego de la Oca estuviera marcado por templarios y constructores. Que dichas marcas fuesen avisos de lugares con una significación especial, para que los caballeros de la orden pudieran entenderlos, y así no fuese necesario conocer el resto de idiomas. Era un idioma “universal”.

Existen teorías ocultistas, basadas en el esoterismo, en ellas se habla de espirales ocultas, de combinaciones secretas entre los números, combinaciones entre la numeración de Ocas, puentes y  del resto de casillas.

Pero mi opinión personal es que no tenía porque ser un código cifrado entre los templarios, el símbolo del tridente o de Pata de Oca era el símbolo más conocido en el Camino de Santiago, también conocido como Camino de las Estrellas, o Vía Láctea.
Los primeros peregrinos no tenían mapas para seguir el camino y debían de atravesar múltiples reinos con distintos idiomas, también distinta moneda, costumbres y religión. Por ese motivo, además de la información oral tenían que guiarse por otro tipo de señales, la Pata de Oca seria una de estas señales que les indicaban que seguían el camino correcto.

Aquí me gustaría señalar que una de las funciones del edificio del Palacio de los Reyes de Navarra de Estella fue “Casa de Cambio”, hay que tener en cuenta que los peregrinos atravesaban tres reinos, y debían de ir acomodando la moneda al lugar que visitaban.

Otra idea consiste en pensar que el camino que describe el juego de la Oca   puede ser el viaje a tu interior.
En efecto, si preguntas a cualquiera que haya hecho el Camino de Santiago, todos coincidirán en decirte que, al hacerlo, algo  dentro de ti se remueve, algo cambia.
Es ese viaje a tu interior, el camino de peregrinación a Santiago el que siempre se ha unido a la Oca, y curiosamente en él, en el camino, además, se encuentran infinidad de lugares que se refieren a las Ocas.

Cuando los primeros cristianos comenzaron  a peregrinar a Santiago, ya existían tradiciones entre los pobladores de dicho camino, era común entre ellos hablar del Camino de las Estrellas, del Camino de las Ocas o del Campo de las Estrellas al cual se llega tras atravesar un laberinto necesario para renovarse.

Estas tradiciones no pueden arrancarse de la noche a la mañana,  por ese motivo, y como casi siempre ocurre, lo que se hace es cristianizarlas. Para ello se encargó la tarea a las Órdenes del Cister, del Cluny y del Temple.
Así, a partir del s.X, las construcciones que se  realizan ya muestran simbología cristiana.
De este modo, los antiguos símbolos, como eran la estrella, la concha, el lobo, o la Pata de Oca se adoptan como símbolos cristianos para incorporarlos a la forma de peregrinación cristiana. 

Sé que alguno se estará preguntando que, además de la Pata de Oca, en el escudo que os estoy mostrando, aparece un signo horizontal, pues bien, este podría ser la Tau, otro símbolo templario.

La Cruz Tau es la cruz esotérica de la Orden, la que marca el carácter secreto de la misma, y cuyo significado es “Elegido por la diosa”.

Los templarios siempre han estado unidos al antiguo Egipto, y precisamente en Egipto, el sonido de la letra tau, unido a cualquier palabra, la convertía en femenina, y es que la orden del Temple también ha estado ligada al culto de la diosa madre no hay mas que fijarse en los lugares en los que construían sus iglesias. Las vírgenes eran negras, para que quedase patente que a quien estaban alabando era a la “diosa tierra”.

Por cierto, ¿Os había comentado que Estella está en pleno Camino de Santiago?

© marian tarazona
*Texto e imágenes propiedad del blog*

2 comentarios:

  1. Me gusta lo que dices, yo también busco por esos lugares, me encanta Eunate y me indigna ver que desde algunas élites culturales la minusvaloran.

    Ignacio Ramírez (estoy en Facebook)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que, gracias a Dios, estos temas ya van siendo valorados, siempre que los tratemos con rigor.
      Gracias por interesarte y por tu comentario.

      Eliminar