fondo blog

miércoles, 6 de septiembre de 2017

La luna llena del maiz

Hoy, seis de septiembre de 2017 tenemos luna llena y vamos a disfrutar de ella hasta el dia ocho, hoy disfrutaremos de la que se denomina Luna llena del maiz.


Las lunas llenas (Esbats) de septiembre y octubre reciben nombres diferentes dependiendo de lo cerca que se encuentren del equinoccio de otoño.

A la luna llena de septiembre se le denomina normalmente la Luna llena de la cosecha, por ser  la que está mas cerca del momento en el que inicia la recolección.

Sin embargo, este año la luna llena que estará mas cerca del equinoccio de otoño es la que tendrá lugar el cinco de octubre, por este motivo, en el 2017, la fecha de la  Luna de la cosecha será la de octubre, aunque a esta última de le denomine normalmente Luna llena del cazador.

A luna llena de la cosecha  también se le conoce como Luna llena  de Vino, Luna llena cantarina o Luna llena  de la llamada del alce.

A estas alturas ya hemos deducido que las lunas llenas tienen nombres que corresponden, según el calendario, a cada mes o, mejor dicho, a cada estación del año. Estos nombres se remontan a las tradiciones populares del principio de los tiempos. 

Las tribus distinguían con  denominaciones diferentes a cada  luna para poder mantener un seguimiento de las estaciones. Por ese motivo esta luna llena septiembre es también llamada la Luna de la cosecha, porque marca el momento cuando se inicia el tiempo de recolectar.

Las diferentes tribus la denominaban a ésta luna de maneras distintas, así la tribu Cherokee la llamaba La luna de la nuez, ya que mucho de éstos  árboles comienzan en este momento a dar su fruto,  y, por ejemplo, la tribu Ojibwa la llamaba La luna de la caída de las hojas, recordando el inicio del otoño.

En el hemisferio norte esta temporada de la cosecha se inicia en el mes de septiembre, pero cuando la luna llena de este mes es muy temprana para denominarla de la cosecha, las tribus, ya desde antiguo, la denominaban la Luna del maíz o de la cebada, ya que estos dos granos ya están listos para ser recolectados en estas fechas.

En esta época el color verde habitual del verano de los campos se vuelve dorado, y es el momento de la abundancia, de celebración y descanso.
La tradición marcaba con ella el momento de agradecer a los dioses los productos del campo y la preparación para una nueva estación, el otoño.

Así pues, en resumen, dependiendo del año, la luna de cosecha puede ocurrir dos semanas antes o dos semanas después del equinoccio de otoño.

Como curiosidad apuntar que la última vez que la Luna de cosecha coincidió con el equinoccio de otoño fue en 2010 y no volverá a coincidir hasta 2029.

¡Feliz luna del maiz!


-marian tarazona-
*las imágenes y el texto son propiedad del blog*

jueves, 25 de mayo de 2017

La Virgen del Puy. Sus misterios, sus leyendas

Uno de mis temas favoritos es investigar el porqué de ciertas advocaciones marianas, o curiosidades en torno a las apariciones de la virgen, sus milagros y leyendas.

Han sido bastantes las que he tratado, pero hasta hoy no me había atrevido a hacerlo con la Virgen del Puy, patrona de la ciudad en la que resido, Estella.
Me considero estellica, no solo de adopción, sino también de corazón.

Y es tan especial para mí, y es tanto lo que podría contar de ella, que siempre me da miedo quedarme corta. 
No voy a narrar el milagro de la aparición, ya que es mucho lo que hay para contar, y poco espacio. Tan solo voy a referirme a alguna curiosidad que ha llegado hasta nuestros días.

Cuentan que, en 1640, aprovechando la oscuridad de la noche, un ladrón de poca monta acudió al santuario y se apoderó de todas las joyas que pudo recoger de su tesoro. Pero el pobre diablo, cuando hubo dado veinte pasos no pudo dar mas, ya que se lo impidió una fuerza misteriosa. El pobre intentaba por todos los medios huir de una u otra forma, e, iluso de él, creía que estaba andando, que había recorrido una larga distancia, cuando se dio cuenta de que  algo le mantenía quieto, sin poder huir hacia ningún lado.
Después de toda la noche dando pasos en el mismo sitio, fue descubierto de esa guisa con las joyas a sus pies y gritando enloquecido que  no podía moverse a pesar de llevar toda la noche corriendo.
Al lugar acudió la justicia, fue hecho preso, y, una vez juzgado,  y como castigo al robo, le cortaron las manos, las ataron con una cuerda, y, mediante esa misma cuerda, las colgaron en un poste de madera para escarnio del ladrón y para ejemplo de todo vecino que por allí pasase. 
Posteriormente,  en 1866, se eliminó dicho poste y se sustituyó por una columna de piedra en la que se esculpieron las manos del ladrón con una frase en latín: 
“A Deo maximus bene. Perpetuam memoriam tanti prodigii Beatae Virginis Puy " 
“A Dios óptimo máximo. Para perpetua memoria del estupendo prodigio de la bienaventurada Virgen del Puy”.

Esa columna perdura a día de hoy, recordando el milagro.

En 1964 se derribó un humilladero existente muy cerca de la columna dedicada a la Virgen del Camino, y encima del pilar se colocó  una imagen de piedra de dicha virgen del Camino.



Otra curiosidad alrededor de la virgen del Puy es un hecho acaecido en  julio de 1900 en el que otro ladrón se hizo con la imagen del niño, o, para ser mas exactos, la imagen del niño desapareció, pero se recuperó de forma fortuita y extraordinaria como así lo atestigua un pilar existente fuera del santuario, en el lugar exacto de su aparición.




La virgen del Puy de Estella ha recibido visitas insignes y posee muchos regalos reales y valiosos. Valgan como ejemplo:

La reina regente y madre de Alfonso XII, María Cristina, regaló un terno blanco en 1855.
Años más tarde sería Margarita de Borbón quien obsequiaría con un vestido de terciopelo granate procedente de la princesa de Veira, esposa de Carlos María Isidro de Borbón (para los carlistas Carlos V).
Un copón de plata sobredorada, como recuerdo de su visita a Estella, fue el obsequio, en 1908, de la Infanta Isabel de Borbón.
Así mismo, hay constancia de que,  el 9 de octubre de 1920, firmó en el libro de honor Alfonso XIII.
Pero un hecho que desconocía, hasta ese momento, es la donación que hizo Carlos María de Los Dolores de Borbón y Austria-Este (Carlos VII para los carlistas)  a la virgen, se trata de la espada que había usado durante  un año de guerra.

El día 24 de agosto de 1874, según cuentan los anales de la historia, el pretendiente carlista, Carlos VII, envió a Estella al Teniente Coronel Joaquín Zubiri, uno de sus oficiales de órdenes. Su misión no era otra que ofrecer la “espada” que había utilizado Carlos VII desde que entró en España, el 16 de julio de 1873, hasta el 16 de julio de 1874. Dicho oficial se personó en el ayuntamiento diciendo que el pretendiente “se servía regalar a la misma Virgen en testimonio de su gratitud”.
Con este hecho pretendía demostrar la fe católica del carlismo frente a la impiedad de sus oponentes, y por otro, restañar la traición cometida en 1839, en el mismo lugar,  contra los generales carlistas que fusiló Maroto.


En la parte de atrás del santuario existe una placa que recuerda el fusilamiento de los generales carlistas García, Guergué, Sanz, el brigadier Carmona y el intendente Úriz, por orden del “nefasto” Maroto, quien, con el fusilamiento, quiso deshacerse de cualquier oposición existente entre sus mandos.




La existencia de la espada la conocí de la manera que ocurren estas cosas, sin esperarlo. En una visita al Santuario.
Esta vez era para conocer in situ la existencia de las fortalezas en Estella desde que naciera como pueblo. En el terreno de lo que había sido uno de los castillos se construyó el Santuario de la Virgen del Puy, este hecho se aprovechó para explicarnos la historia del mismo, y, entre las muchas sorpresas, una fue encontrarme con dicha espada en mis manos.

Nunca he podido explicar la sensación que siento al tener cerca de mi objetos de otras épocas,  me da por pensar que pudieron sentir aquellas manos que lo tocaron, o pasear por los mismos lugares donde lo hicieron, hace siglos, las gentes que habitaban el lugar. Pero ese día no podía imaginar que encontraría ante mi semejante sorpresa, y no solo la vería, sino que incluso pude empuñarla.

Según la historia.
El ayuntamiento aceptó la oferta que le hacia el capitán carlista y convocaron una recepción solemne que se celebró el sábado veintinueve de agosto.
En la misa de las siete de la mañana se hizo entrega de la misma, indicando el citado capitán  “la satisfacción que tenía en cumplir la honrosa misión que le había confiado el Rey y haciendo votos por la salud del Monarca, por el triunfo próximo de la santa causa y por la prosperidad y engrande- cimiento de aquella religiosa población”. En respuesta, el Prior alabó la religiosidad de don Carlos, “augurándole por ella el constante y poderoso apoyo de la excelsa Señora a quien llama la Iglesia Auxilio de los cristianos, el triunfo indudable sobre sus enemigos, que lo son a la vez de todo lo noble y lo santo y la admiración y el respeto de las generaciones venideras”.

Investigando me he enterado que dicha espada desapareció un tiempo mas tarde junto a otros objetos, y, ante la llegada de Alfonso XIII a Estella, volvió a aparecer sin que nadie supiera donde había estado durante ese periodo.



En cuanto a los milagros que se atribuyen a nuestra virgen del Puy hay muchos  y de muy distinta índole, pero uno de los más importantes tuvo lugar el 7 de septiembre de 1638

En esa fecha se encontraban en la plaza de Fuenterrabia, durante el asedio de los franceses, cientos de estelleses formando parte de los tercios forales, y colocados en los lugares más peligrosos. Viéndose acorralados se encomendaron a la virgen del Puy, incluso hubo quien afirmó que se les había aparecido, y les protegió a cada uno de ellos. Cuando terminó el asedio todos regresaron sanos y salvos a sus casas, y, tras aquel milagro, muchos donaron piezas importantes que sirvieron para embellecer el templo. 

Este hecho hizo que aumentase más, si cabe, la veneración y la fe de los  hijos de Estella hacia la virgen del Puy. 
De la anterior ermita románica no queda ningún vestigio, ésta se sustituyó posteriormente por una edificación más amplia de estilo barroco.

La imagen actual es de castaño o de nogal, en la espalda tiene una pieza de haya, y en una oquedad de la cabeza se guarda una caja con reliquias. 
El seis de septiembre de mil novecientos trece se abrió la cajita y encontraron unos polvos rojizos de madera, probablemente pertenecientes a  una imagen anterior, y unos pequeños trocitos de plata seguramente del primitivo revestimiento de ese metal.


La virgen del Puy y la virgen de Belén bien pudieron ser las dos vírgenes negras que ha habido en Estella. 
Ya se sabe la veneración de los templarios hacia estas vírgenes negras, a las que consideran las portadoras  de los ritos primitivos y que representan la fertilidad de la tierra.
Mucho se ha hablado de ellas y dicen que solo aparecen en lugares proclives a manifestarse fenómenos paranormales, lluvia de estrellas, aguas milagrosas o curaciones espontáneas. Curiosamente, el descubrimiento de la imagen fue posible gracias a las numerosas estrellas o luces  que salían de una cueva. 


-marian tarazona-
(tanto el texto como las imágenes son propiedad del blog)

jueves, 16 de marzo de 2017

El brujo de Bargota

… Tomó luego un recipiente que guardaba en un escondrijo cerca del fogón, y embadurnando brazos y piernas con una especie de aceite que era el ungüento brujeril, le dijo: “Por debajo de todas las nubes y por encima de todos los matos”…
Uno de los temas que más han llamado la atención a lo largo de los siglos, sin lugar a dudas, es el de la brujería. Sentimos curiosidad por saber que hay de cierto en las artes adivinatorias y curativas, pero todavía mas por el hecho de todo lo que acontece a su alrededor; los ritos ancestrales desconocidos para casi todos, ese límite entre magia blanca y negra, lo bueno y lo malo, ese ir contra la ley, y, sobretodo,  nos quedamos con la duda de que ocurría en esas reuniones de brujas, cuanto habrá de cierto o de leyenda en ello.

En general, al hablar de brujería, instintivamente todos nos referimos a “las brujas”, a la figura femenina. Siempre se ha hablado más de brujas,  debe ser por el morbo que da imaginarlas en sus bacanales junto al macho cabrío, sin embargo he decidido centrarme en los brujos, y mas concretamente en “El brujo de Bargota”, o  “El cura de Bargota”.

Este artículo no pretende ser un compendio sobre la brujería, para ese fin hay estudios y legajos para quien quiera consultarlos,  sólo quiere ser un guiño a la figura del brujo masculino.

Los pueblos, en el medievo, se regían fundamentalmente  por ritos y leyendas. Existía una gran diferencia cultural, pero se tenía un gran respeto hacia la herencia ancestral, en la que las mujeres, y también algunos hombres, usaban los poderes que otorga la naturaleza para sanar enfermedades; por ese motivo, sobre todo en Navarra, fueron acusados muchos de ellos de brujería, y, paradójicamente,  eran los propios vecinos, esos a los que a diario ayudaban con sus remedios,  quienes, sin fundamento de nada, los acusaban. También es verdad que en ésta época  había tal desorden,  que brujas, brujos, hechizos, aquelarres, pócimas y exorcismos acabaron por habitar juntos y revueltos.

En Navarra la inquisición intervino en sesenta localidades, sobretodo en la montaña; éstas zonas, al estar aisladas, y dadas sus características de monte, con lugares inaccesibles y bosques escondidos, con una forma de vida en comunión con la naturaleza, favorecía la utilización de remedios naturales, y, las mentes mal pensantes, enseguida inventaron que volaban y se encontraban con el diablo.

Pero la figura en la que quiero centrarme, como ya he comentado, es la de un caso único en Navarra.

Todos los datos revisados sobre Johanes de Bargota  coinciden en afirmar que no hay nada claro en la fecha de su nacimiento y muerte, incluso llega a dudarse de que, en realidad,  haya existido, si bien en algunos de ellos he llegado a ver que nació en 1550 y falleció en 1615, y, en varias publicaciones, se le nombra como viviendo en esas fechas.
Algunos hechos constatan por ejemplo, que en 1522, Fray Antonio de Guevara, en una de sus cartas, nombraba a un nigromante llamado Johanes de Barbota, por lo que de dicha carta se desprende que por aquel entonces el tal Johanes estaba  vivo.
Alguna otra vez aparece su nombre, como  por ejemplo en el tratado sobre las supersticiones, publicado en 1529 por fray Martín de Castañega,  en el que se  alude al él como contemporáneo.
Martínez Alegría habla del brujo, situándole en  los últimos días del mes de abril de 1599.
Aunque tampoco queda muy claro que estos datos que he comentado sean fidedignos.
Johanes de Bargota era de familia noble e hijosdalgos, tal y como atestigua la casa en la que nació.
Viajó a Salamanca para realizar estudios eclesiásticos y regresó a su pueblo natal para desarrollar la capellanía de la iglesia de la parroquia.
Aunque no se le concedieron las sagradas órdenes, ya que era sabido que durante su estancia en Salamanca no había frecuentado demasiadas buenas compañías, y, además, había visitado sus famosas cuevas en las cuales, y de todo el mundo era conocido,  se llevaban a cabo artes de magia.
Allí se supone que aprendió  técnicas de prestidigitación. Esas artes las ponía en practica delante de sus vecinos, así corrió la voz de que poseía poderes mágicos.
Fue entonces cuando se le empezó a conocer como el brujo de Bargota.

Se decía que  era capaz de quitarse la cabeza, la que dejaba apoyada en la mesilla cuando se iba a dormir, pero también que era capaz de desprenderse de otros  miembros de su cuerpo cuando el lo creía necesario, y que, incluso era capaz de trasladarse a través de las nubes.

Ángel Irigaray, en el libro “noticias y viejos textos de la Lingua Navarrorum” comenta que, como los vecinos del pueblo se habían percatado de sus hechizos, no querían cobijarle en ninguna casa, por ese motivo tuvo que hacérsela el. Y claro que se la hizo, “de la noche a la mañana” con tejado de pizarra, así que se distinguía entre todas.

Entre otras anécdotas, Irigaray comenta también, que, un día de fiesta, en el que tenia que decir misa a las ocho, estaban todos esperándole en el atrio de la iglesia, impacientes porque no llegaba, le preguntaron al ama, y ella les contestó que si el cura tenia anunciado que estaría a las ocho, el vendría a las ocho. A la pregunta de que donde estaba, ella les dijo que no sabia, que faltaba desde la noche de antes, en ese  momento llegó por los aires un gran bulto negro, cayó al suelo y era el cura, y, sacudiéndose la nieve que le cubría les dijo:”como nieva en Montes de Oca”.
Poniéndose uno en la piel de aquellos convecinos,  sabiendo como conocían sus aficiones, y lo que les decía, podemos imaginar que cualquier cosa que ocurriera se lo adjudicarían al cura. Pensemos en los largos y fríos inviernos, las calles vacías, las casas alumbradas a la luz espectral de viejos candiles, el aire ululando entre las rendijas de puertas y ventanas. De seguro que ante cualquier ruido, ante cualquier cosa fuera de lugar, las mentes de aquellos hombres no podrían mas que pensar que quien los producía no era otro que el cura.
Valga un ejemplo de un día, en que un chaval del pueblo, viendo llegar al cura le dijo:
- Amigo, Johanes, ¿Cómo estás?
A lo que el brujo le contestó con un lacónico “bien”, como si en ese momento no tuviese ganas de conversación, entonces el muchacho le espetó:
- ¿Hoy no quieres contarnos nada? ¿Sabes que se cuenta en el pueblo de ti? que por las noches te marchas a los akelarres.
Y que Johanes le contestó:
- ¡Estúpidos, incrédulos, solo queréis hacerme la vida imposible!.
Y, mirando a las nubes que se acercaban por el cielo, le dijo:
- ¡En esas nubes me trasladaré a mis fincas!, ¡que tranquilo me quedaré! Y se marchó dejando al otro con la palabra en la boca.
Otro día de diciembre, en el que había estado lloviendo, y la noche caía negra sobre el pueblo, se le oyó decir cuando llegaba a la puerta de su casa, “Gracias nube prodigiosa, que me alejaste del frío”

Pero también en verano, en días soleados, era capaz de llevar a cabo prodigios; se subía a lo alto del cerro, aspiraba con toda la fuerza de sus pulmones y atraía hacia él grandes nubes; se sentaba a horcajadas en ellas, se cubría con su capa que le hacia invisible y el brujo aparecía en el río.
Existe constancia de otro de sus múltiples viajes, aquel día en que se le ocurrió ir a Madrid, era un 18 de abril de 1599, se cuenta que pegó un grito diciendo: ¡Nube del mes de abril! ¡Llévanos a Madrid! Y terminando de gritar se presentó en Madrid en medio de una corrida de toros, donde se celebraban los esponsales de Felipe III y Margarita de Austria, y también los del Archiduque Alberto y la princesa Isabel. Cuando mas entretenidos estaban la nube que portaba a Johanes y su “amica” se balanceaba mientras miraban el espectáculo, y, además gratis.
Nadie les veía, pues el cura de Bargota llevaba la capa que le proporcionaba la invisibilidad, pero se cuenta que, el marqués de Villena, que también había estudiado en Salamanca y conocía esos encantamientos, se percató de su presencia y se lo contó a sus acompañantes de palco.
Pero quizá, lo mas extraordinario que se  narra del brujo del Bargota, fue un viaje a Roma para ayudar al papa, por supuesto por el aire.
Dicho papa debió ser Alejandro VI (pontificado durante 1492-1503) o bien Julio II (1503-1513)
Cuentan que el papa debía tener relaciones con un cortesano, el cual había preparado el asesinado del pontífice, el cura se había enterado de la trama mediante un demonio familiar,  preparó el viaje para entrevistarse con dicho pontífice y contarle todo, y de este modo salvar su vida. El pontífice le hizo prometer a Johanes que rompería el pacto que tenia con el diablo y así le podría perdonar sus pecados.

Tanta era ya la fama del cura que el mismo Johanes iba haciendo crecer su propia fantasía de mago, porque, en realidad, casi todas las historias que se contaban sobre el, salían de su imaginación, y corrían de boca en boca.

En 1599, a finales del mes de abril, el cura de Bargota fue denunciado por la cofradía de arcabuceros de Torralba (Localidad cercana a Bargota). Estos, sintiéndose burlados por la magia del cura, le denunciaron a la inquisición de Logroño. Ésta envió dos ministros para detenerle y llevarle a la cárcel de Logroño. Llegaron a Bargota, medio escondidos por miedo a su magia, pero él tomo el rollo con la orden, se puso unos anteojos, lo leyó, lo introdujo de nuevo en el rollo  y les dijo “
- «Bien pueden ver vuesas mercés que un clérigo ha de presentarse, en hábito decente, ante el Iltmo. Inquisidor y magüer la ropa, que encimo llevo, no tenga tantos girones como higo bien maduro, pero bien notan vuesas mercés que tiene más zurcidos que esclavina de tuno: dejen, pues, que suba y trueque esta ropa por la del día del incienso».
(Pero, Mientras decía estas palabras, estaba pensando una estratagema para huir.)

A lo que ellos le contestaron:
- «Déjese vuesa mercé de adecentamientos y por los clavos de Cristo, síganos presto, que en su prendimiento, acaso va nuestra cabeza y no es cordura dejar volar el pájaro, que cayó en mano».

Y Johanes:
- «Sea, pues, según vuesas mercés desean, pero al menos esta calceta de la pierna izquierda, que, como ven, tiene más bujeros que una criba, déjenme quitalla...»...

Así que cogió el candil y le dijo al ama que le quitara la media, entonces uno de los ministros le ayudo y le arranco la pierna, y Johanes se desmayó del susto. Los ministros estaban mas asustados que el cura, así que metieron a Johanes en la cama, cogieron la pierna y se fueron para Logroño, pero a medio camino se dieron cuenta que lo que llevaban no era la pierna sino un tronco cubierto por una media.

La comparecencia ante el tribunal inquisitorial de Logroño y su encarcelación  fueron debidas a los actos de magia y encantamiento,  y asistencia a aquelarres. 
De hecho, el mismo Johanes confesó, haber acudido en Viana a uno de ellos, allí se reunían para realizar sus danzas y preparar pociones para embrujos y hechizos.  
Pero también compareció por su presencia en el lugar donde se ocasionó la muerte al Conde de Aguilar, aunque no tuvo intervención directa en la misma.
Johanes de Bargota fué juzgado los días 7 y 8 de noviembre de 1610.

La inquisición le condenó en dicho auto de fe de Logroño de 1610, pero el  se arrepintió y se salvó. Los inquisidores no pudieron condenar a Johannes de Bargota a la hoguera.

El porque nadie lo sabe, ¿quizá guardaba un secreto muy importante?
Cuando Johanes, una vez cumplida su condena, volvió a su pueblo,  no parecía la misma persona. Regresó cambiado y arrepentido de sus andanzas. A partir de entonces, se volvió taciturno y se dedicó exclusivamente a la caridad. 

El cura miraba serio y desencajado como el vicario destruía todos sus libros en el fuego, mientras su parte de brujo quedaba devorada por esa misma hoguera que se comía manuscritos y todo lo que le había servido en sus artes.

A la vista de todos quedó patente como había ocurrido un milagro, y no quedaba ni sombra del brujo, allí se encontraba la figura de un ser bueno y querido.
Moriría en Bargota, en 1615, a los sesenta y cinco años, pidiendo perdón a sus vecinos por el  mal ejemplo que había supuesto para ellos.

© marian tarazona
*Texto e imágenes propiedad del blog*

miércoles, 22 de febrero de 2017

La balsa de la medusa. Naufragio y canibalismo

El 17 de junio de 1816 surcó el mar, junto a otros tres navíos, la fragata de la marina francesa Medusa. 
La Medusa era una embarcación moderna y rápida, la  mas rápida entre sus contemporáneas.
El viaje comenzó en Rochefort  con dirección al Puerto San Luis en Senegal (África), a su mando se encontraba Hugues Du Roy de Chaumareys quien llevaba quince años inactivo. 
A bordo de la nave también viajaba el nuevo gobernador de Senegal y su familia, el personal administrativo y un batallón de infantería de marina, así mismo les acompañaba el cartógrafo Alexandre Corréard junto a sesenta científicos que querían explorar el Senegal, también se encontraban a bordo de la fragata cerca de cuatrocientos pasajeros.
En lugar de navegar con los tres navíos de la escuadra como establecían las ordenanzas, la Medusa se adelantó, y, a toda vela, emprendió en solitario el largo viaje.

La  arrogancia aristocrática del capitán hizo que desoyera los consejos de sus oficiales durante la travesía. 
Los errores de navegación y la negligencia de Hugues Du Roy de Chaumareys hicieron que la fragata encallara en el banco de Arguin, cerca de las costas africanas, entre las Islas Canarias y Cabo Verde. Y, finalmente, naufragó el 2 de julio, un día totalmente ilógico, pues había buena visibilidad y el mar estaba en calma.
Al producirse el naufragio, el capitán y los oficiales se apropiaron de las barcas salvavidas y, al no haber suficientes para todos, abandonaron a su suerte al resto de pasajeros sin  preocuparse de dejarles víveres.
Ese grupo de 149 personas que había sido abandonado a su suerte, improvisó una balsa. 
Los náufragos tan sólo disponían de una caja de galletas (eran una tortas que se llevaban para alimentarse en el mar.Estaban hechas con una masa dura y sin humedad para que pudieran aguantar largas travesías).
La caja se acabó en un día, para mas desgracia, las reservas de agua se cayeron la primera noche al mar y,, además no quedaron más que unas pocas  barricas de vino. 

Pero los problemas, y la posterior brutalidad, no vinieron por la falta de comida ni bebida, sino por conseguir los mejores puestos en la balsa. Había que ocupar, a toda costa, los lugares del centro para salvaguardarse de las olas.

Tras horas abandonados a su suerte en medio del mar, un barco de la marina francesa avistó a los náufragos pero pasó de largo sin recogerlos y murieron casi todos. Tan solo se salvaron quince personas que, si sobrevivieron, fue gracias a que se alimentaron de los cadáveres de quienes iban muriendo.

La balsa con los que se habían salvado fue encontrada semanas mas tarde por el carguero Argus, que los recogió y los llevó a Francia. 
Llegaban en unas condiciones tan pésimas que cinco de esas personas murieron al poco tiempo de llegar a tierra, todo parece indicar que fue por culpa del atracón de todo lo que comieron y bebieron 


La historia fue tan tremenda y horrible que fue censurada por el gobierno, que durante bastante tiempo consiguió que no llegara a la prensa.
Epílogo:
.- El conde de Chaumareix fué degradado en Consejo de Guerra el 7 de enero de 1817, pero se salvó de la pena de muerte, obteniendo sólo tres años de cárcel debido a su pasado en la armada. 
Pasado ese tiempo se retiró a su castillo de Lachenaud y murió el 23 de noviembre de 1841 a los 78 años.

.- Dos de los diez supervivientes, el médico Henri Savigny y el armador Alexander Corréard, difundieron los sucesos del desastre en un panfleto que se convirtió en todo un éxito al contar la cruda realidad de lo que había ocurrido en aquella travesía: suicidios, asesinatos y canibalismo.

.- El naufragio de la Medusa conmocionó la opinión pública francesa, dado el escándalo que supuso el abandono a su suerte de gran parte de la tripulación, y todo por el egoísmo de los oficiales aristócratas.


La noticia caló también entre los intelectuales y artistas de la época, y fue la razón por la que el pintor Théodore Géricault se decidiera a realizar, en 1819, un lienzo titulado precisamente.



La balsa de la Medusa, el famoso cuadro, de casi cinco metros de alto y más de siete metros de ancho, representa, con gran realismo, este suceso considerado como uno de los más espeluznantes y vergonzantes en la historia de Francia.


El pintor plasmó el preciso momento en que los náufragos avistan la fragata que nunca les recogerá.

Los personajes componen  una galería de todas las posibles expresiones. 
En este lienzo queda plasmada la actitud humana, sometida a presiones extremas ante la posibilidad de una muerte tan desgarradora, y las respuestas de los ocupantes que van desde los que se han dejado morir; pasando por la imagen del padre que le da la espalda a todo, con el cadáver de su hijo en los brazos y sin el menor sentido de vida.


Y, en forma ascendente, hay  quienes se incorporan, hasta llegar al entusiasmo desbordado de los hombres que agitan sus camisas al horizonte al avistar a la fragata que los podría rescatar,  para llamar su atención.



Géricault realizó su cuadro por el simple motivo de dar a conocer el horrible hecho. Tras dos años en que se le prohibió que lo expusiera en público, finalmente lo presentó en el Salón Oficial, causando un tremendo impacto en la sociedad.

(Este artículo fué publicado por vez primera el 15 de octubre de 2008 en el diario digital camariñan)

© marian tarazona
*Texto e imágenes propiedad del blog*

sábado, 21 de enero de 2017

La verdadera historia de “La Bella durmiente”

Siguiendo la estela de los cuentos clásicos, hace un tiempo descubrimos la verdadera historia del cuento de Blancanieves, hoy nos vamos a adentrar en lo que esconde el de la Bella durmiente.
El mito de la princesa dormida que es despertada con un beso viene de la tradición oral europea, existen antecedentes franceses, españoles, y greco latinos, pero también  indios o islandeses.
Los encontramos por ejemplo en  El Saga Volsunga, Blandín de Cornualles, Frayre de Joy e Sor de Plaser, Perceforest, Surya Bai, la leyenda de Epiménides o El noveno cuento del capitán. 
La primera versión impresa  fué “Talía, Sol y Luna”,  formando parte de la colección Pentamenore y escrita en napolitano por Giambattista Basile en 1634.

En esta la protagonista no es Aurora, sino Talía, aunque sí existe una maldición en la que son puestos sobre aviso sus padres  a través de los astrólogos: ... "cuando la joven alcance la adolescencia, se pinchará con una astilla envenenada  oculta entre el lino y morirá"...
Con toda lógica el padre prohíbe automáticamente que entre el lino a palacio, pero la muchacha se acaba pinchando con la aguja de la rueca que se utiliza para hilarlo.
El padre de Talía se niega a enterrarla y la deja en su habitación, como si estuviese dormida, y abandona el palacio. Esto también aparece en   La bella durmiente, pero a partir de aquí  la historia de Talía difiere.

Pasados cien años, Jorge, un joven rey que estaba cazando acompañado de su perro, se encuentra en  los aledaños del palacio al ir a buscar a un halcón que había salido volando. Al encontrarse ante un lugar abandonado, y al igual que nos ocurriría hoy, decide averiguar que esconde ese sitio descuidado y traspasar sus muros.
De repente se encuentra ante una bella muchacha dormida, se acerca e intenta despertarla, pero, al ver que no se inmuta decide aprovechar la ocasión, la viola y se marcha de vuelta a su palacio.

Después de transcurridos nueve meses nacen dos criaturas, Sol y Luna, aunque la madre sigue dormida, si bien las hadas del bosque les ayudan, proporcionándole comida y bebida y cuidando de los bebés.
Al despertar y ver a los infantes, Talía no sabe que ha pasado, pero intuye que son sus hijos y los cuida con todo su amor. Un día, al ir a tomar uno de ellos su alimento se encuentra con el dedo de su madre y lo chupa pensando que era el pezón, y de esta manera extrae el veneno rompiéndose  automáticamente el embrujo.

Tras un tiempo el joven rey vuelve al palacio de Talía, el porque no se sabe, quizá se enamoro de la muchacha dormida, o la echaba de menos, o quería aprovecharse de ella otra vez, pero, cual es su sorpresa al encontrarla despierta, y, además, acompañada de dos bebés. 
Talía se alegra de conocerle,  pasan unos días juntos, y el  vuelve a su casa, ya que estaba casado.
Pero su esposa se entera de que existe otra familia de su marido, y ordena, con ayuda del secretario del reino, quemar a Talía en una hoguera, y matar a los niños, Sol y Luna, y cocinarlos, y, además, que sea su propio padre quien se los coma.
Sin embargo, en el momento en que Talía va a ser quemada, sus ropas, en contacto con el fuego, emiten un ruido infernal, ruido que escucha el joven rey y acude a ver que pasaba, descubriendo a Talia, a quien salva de la quema.

La esposa le confiesa al rey que él se ha comido durante la cena a sus hijos y que Talía se ha quemado en la hoguera, él lleno de cólera al descubrir lo que ha hecho su esposa, ordena que el cocinero y su mujer sean quemados en la hoguera preparada para Talía.  El cocinero le explica que él se negó a sacrificarlos, y, que en lugar de los niños, lo que le sirvió fue carne de cabra. En agradecimiento a tan noble gesto, el noble le premia nombrándole tesorero real.
Al final Talía y el rey se casan.

Esta versión no tiene moraleja, ya que el noble, paradójicamente, es premiado con un final feliz, a pesar de que había sido infiel a su esposa y, además, había violado a otra mujer.




Charles Perrault escribió una versión de “Talía, Sol y Luna” y la incluyó en el libro Cuentos de Mamá Ganzo publicado en 1697, titulándolo  "La Bella Durmiente del Bosque"(La belle au bois dormant).

Perrault quería incluir la historia en un cuento pero no podía incluir una violación en un texto dirigido a los niños, así que, de un plumazo la eliminó.

Además incluyó un beso como forma de despertarla un bello príncipe que quedaría prendado de su hermosura y que juntos serian felices para siempre. En su versión tendrían dos hijas, pero tanto la princesa como las hijas  serían odiadas por la madre del príncipe, y en esta ocasión si incluyó la escena de querer cocinar a los niños.


Los Hermanos Grimm escribieron a su vez, en 1812, otra versión  que titularían “Dornröschen” (La espina de la rosa). 

Ellos  nos dejaron como legado la versión más infantil de todas.

No voy a incluir la versión del cuento mas conocido, pues doy por hecho que es popular entre todos. 



Si que me gustaría comentar las diferencias entre Basile, Perrault y los Hermanos Grimm.
- El nombre: Basile llama  a nuestra protagonista Talía (en griego, florecimiento). Perrault no le adjudica ningún nombre propio,  y Aurora es el nombre de la hija, pero en la versión para ballet de Tchaikovsky se le pone Aurora, lo mismo que en la película de Disney.
En la versión de los Hermanos Grimm se le dota del nombre Dornröschen ("Rosita de espino" en alemán).

-El titulo: En castellano el mas conocido es “La bella durmiente”, y casi siempre se le añade "del bosque" este titulo es el derivado del que le dio Perrault, aunque en realidad lo tituló "La Belle au Bois dormant" (La bella del bosque durmiente).

-Planteamiento: Perrault y Hermanos Grimm plantean el hecho de que los reyes (los padres de Aurora) no podían tener hijos, sin embargo Basile obvia el dato.

-Nacimiento de la protagonista: En la versión de Basile Un "gran señor" tiene una hija, no menciona a la madre en ningún momento.  En la de Perrault y los Hermanos Grimm el rey y la reina tienen una hija. Los Hermanos Grimm nos cuentan, además,  que una rana profetizó el nacimiento de la protagonista.

- Profetas, hadas y mujeres sabias: En la versión de Basile el padre convoca a adivinos y magos para predecir el futuro de la princesa. En la de Perrault los reyes festejan el bautismo de la princesa e invitan a siete hadas buenas para que le otorguen dones. En la de los Hermanos Grimm los reyes festejan el nacimiento de la princesa e invitan a doce "mujeres sabias" para que le otorguen dones.

-Futuro de la niña: En la versión de Basile el futuro de Talía es profetizado por adivinos, la profecía dice que correrá un gran riesgo por culpa de una astilla de lino. En la de Perrault un hada malvada, a la que olvidaron invitar, irrumpe en la fiesta y no le regalan un estuche de oro como a las demás hadas, entonces maldice a la princesa diciendo: se pinchará el dedo con un huso y morirá. En la de los Hermanos Grimm una mujer sabia, que olvidaron invitar, irrumpe en la fiesta y no le regalan un estuche de oro como a las demás hadas, entonces maldice a la princesa diciendo: se pinchará el dedo con un huso y morirá.

-Dones y regalos: En la versión de Basile no se mencionan. En la de Perrault una de las hadas buenas, que aún no había otorgado su don, atenúa la maldición, y de ese modo la princesa solo dormirá cien años y la despertará un príncipe. En la de los Hermanos Grimm una de las mujeres sabias, que aún no había otorgado su don, atenúa la maldición, y de ese modo la princesa solo dormirá cien años, en esta versión no se menciona al príncipe.

-Reacción ante la profecía: En la versión de Basile el padre de Talía prohíbe el lino en su palacio. En la versión de Perrault y de los Hermanos Grimm el rey prohíbe las herramientas de hilado en su reino.

-Se cumple la profecía: En la versión de Basile cuando Talía es mayor (edad indefinida) encuentra  una rueca. En la de Perrault cuando la princesa tiene "quince o dieciséis años" encuentra  una rueca. En la de los Hermanos Grimm cuando la princesa tiene quince años encuentra una rueca.

-Consecuencias: En la versión de  Basile: Talía "cae muerta" al clavarse una astilla de lino bajo la uña. En la de Perrault y en la de los Hermanos Grimm la princesa cae dormida al pincharse con un huso.

-Atenuando la maldición: En la versión de Basile la muerte (o sueño sobrenatural) afecta solo a Talía. El padre desolado abandona a Talía y desaparece del relato. En la de Perrault el hada que atenuó la maldición reaparece y, para que la princesa no se encuentre sola al despertar, duerme a todo el palacio (menos a los reyes) y todo queda envuelto por una vegetación impenetrable. Los reyes, desolados, abandonan el palacio, que el hada cubre de vegetación para proteger a la princesa. En la de los Hermanos Grimm todos los habitantes del palacio  quedan dormidos y todo envuelto por una vegetación impenetrable. Los reyes también se duermen.

-Pasados 100 años: En la versión de Basile un rey llega al lugar en viaje de cacería. El rey persigue a un halcón hasta la casa de Talía y llega de casualidad hasta la joven que parece muerta. En la de Perrault un príncipe llega al lugar en viaje de cacería, le cuentan la historia y va en busca de la princesa. La vegetación encantada abre paso al príncipe hasta el palacio y el príncipe, tal como pretendía, llega hasta la joven dormida. En la de los Hermanos Grimm: Un príncipe en viaje de cacería llega al lugar. Le cuentan la historia y va en busca de la princesa. La vegetación encantada abre paso al príncipe hasta el palacio y se da cuenta de  antes que el hubo otros jóvenes que intentaron liberarla pero quedaron enredados en la vegetación y murieron. El príncipe, tal como pretendía, llega hasta la joven dormida

-Reacción ante la joven: En la versión de Basile el rey viola y deja embarazada a la princesa sin despertarla y se marcha. En la de Perrault el príncipe, embelesado, se arrodilla al lado de la princesa. En la de los Hermanos Grimm el príncipe, embelesado, besa a la princesa.

-Consecuencias: en la versión de Basile la princesa da a luz a dos niños, Luna y Sol. Talía despierta cuando uno de los niños le chupa el dedo y extrae la astilla. En la de Perrault La princesa tendrá dos hijas pero más adelante y  se llamarán Aurora y Día. La princesa despertará al cumplirse cien años de sueño, ante la llegada del príncipe, a la vez el palacio despierta también En la de los Hermanos Grimm la princesa despierta con el beso del príncipe, se sobreentiende que se han cumplido los cien años predichos, el palacio despierta también, y reaparecen los reyes.

-Y después: En la versión de Basile el rey regresa y encuentra despierta a la princesa junto a sus dos hijos. En la Perrault la princesa y el príncipe se casan. La princesa, tras despertarse, se  casa con el príncipe y tiene dos hijas: Aurora y Día. En la de los Hermanos Grimm la princesa y el príncipe se casan.

-Regreso del joven rey a su palacio: En la versión de Basile vuelve solo a su hogar, ya que está casado. Pero su esposa, a través de su secretario descubre la existencia de Talía y sus bebés y ordena quemarla en una hoguera y que los niños sean cocinados y se le sirvan al padre para que se los coma. En la versión de Perrault el joven rey regresa solo porque tiene miedo de su madre que es medio ogra y medio humana, pero al fallecer su padre y convertirse en rey  se los lleva con el aunque la reina madre los odia Un día que el rey no estaba en casa la madre ordena que cocine a los hijos para comérselos, pero el cocinero los esconde en su casa y los cambia por carne de un animal. Al descubrir la ogra el engaño  ordena que la madre y los hijos sean arrojados a un puchero lleno de alimañas. Al aparecer el rey  descubre las intenciones de la reina y ella misma se arroja al puchero. El cocinero y su mujer son recompensados. En la versión de los Hermanos Grimm esta parte no la menciona.
A lo largo de los años  y de los países se han escrito cuentos similares a este, o el mismo cuento con distintas versiones. Tenemos bastantes ejemplos: Brunilda, El Rey de Erin y la Reina de la Isla solitaria (también conocida como la Reina de Tubber Tintye), Poco Briar-Rose (1812), La encantada del sueño, El hijo de un rey, El ataúd de cristal,  El cuento de la Novena capitán, Sun, Pearl, y Anna, El joven esclavo, La historia del príncipe en el Amor, El napolitano Soldado, La Mansión Petrificada.
Muchas versiones para un solo cuento.
© marian tarazona
*Texto e imágenes propiedad del blog*