fondo blog

martes, 31 de octubre de 2017

Los Faros en una noche de los Muertos

Cuando pensamos en fantasmas, objetos que se mueven solos, luces y sombras inexplicables, voces y susurros salidos de otra dimensión, siempre nos vienen a la mente lugares oscuros, deshabitados, lugares de otros tiempos, de dolor, y, por supuesto, cementerios…
 
Y, en una noche como la de hoy, donde la barrera entre la vida y la muerte se presenta mas estrecha que nunca, no podemos, ni debemos, dejarlos pasar por alto.
Pero, ¿Se le ha ocurrido a  alguien imaginar que existen otros muchos lugares donde estos fenómenos pueden resultar igual, e, incluso, mas aterradores? 

Imaginemos por un momento estar en medio del mar, acompañados solamente por el rumor del oleaje.  
Escuchando, lejana, alguna sirena de barco perdido en las mas oscuras espumas del mar. 
Una bandada de gaviotas que aparece por nuestra espalda sin esperarla.
Aislados del mundo, muy lejos de la costa.

¿Puedes pensar por un momento si te ocurriera algo de esto estando dentro de un faro? Pues ocurrir ocurre, y hay muchos mas casos de los que cabría imaginar. 


Hace un tiempo ya investigué faros de éstos que están habitados por un fantasma,  para mi fue como un juego, otra originalidad en uno de mis faros. 


Se trata del faro Race Rock, paradigma de actividades paranormales desde el mismo momento de su construcción.

Tanto es así, que se ganó por méritos propios el titulo de “El infame Race Rock”. 

Las rocas sobre el que está construido han sido testigo mudo de cientos de muertes y desapariciones…


Permanece en silencio un momento, cierra los ojos, déjate llevar. 
Imagina. 
Escuchas susurros, gritos, risas. Y, de pronto, una voz descarnada te llama por tu nombre. 
Vuelves la mirada, y ves moverse una silla en un lugar donde no hay nadie mas que tu. 
De pronto, escuchas pasos de gente inexistente, o el ruido del agua corriendo por las tuberías, aun sabiendo que hace años que fueron arrancadas.
Sigue imaginando.
Ahora navegas en una oscura noche y, a lo lejos ves una sombra, la figura de un hombre transparente, apostado en la linterna de un faro, que está siendo traspasado por un haz de luz…
Si has vivido algo de esto, con toda seguridad te encontrabas en el faro Race Rock….

Me gustó tanto la historia del infame faro, que me puse a buscar fantasmas en alguno mas y lo encontré. 

En ésta ocasión el protagonista es mi querido Ernie, un fantasma muy conocido en toda la región y que se pasea por sus antiguas posesiones.


Se trata del espectro de un pobre farero despechado. Que, al conocer que su esposa se había fugado con un mercader, con el que le había sido infiel, se suicidó lanzándose desde arriba de la torre del faro New London ledge. 

Éste fue mi debut en el mundo del misterio, un tema que siempre me ha apasionado, creo que como a todo el mundo.  
Porque a todos, en una u otra medida, nos atrae aquello que está tan cerca y lejos a la vez, aquello que es, fue  y será.
Fue a raíz de todo esto cuando me pregunté si habría fenómenos paranormales en torno a  alguno mas de mis queridos faros…

Y descubrí no uno, sino multitud de ellos. De hecho los hay habitados por fantasmas de hombres, de mujeres, de niños y niñas, y hasta de animales...

Los hay donde los objetos aparecen y desaparecen como movidos por duendes juguetones que importunan a los fareros. 
También instrumentos musicales que dejan salir de su alma tristes lamentos a través de sus melodías.

Pero continuemos en nuestro viaje por el oscuro mar, y sigamos imaginando….

Imaginando que te encuentras un uno de noviembre, noche de ánimas, noche de los muertos, por ejemplo en una isla a diez millas de la costa, allí donde se dice que existen los cuentos más terribles de todo el estado de Maine.

Allí, donde, en noches tranquilas, puedes escuchar el sonido de un piano. 
Si es así, si lo escuchas, estarás a punto de conocer la historia de un farero que se llevó a vivir con el a su joven mujer.
La muchacha pasaba las horas llena de melancolía y suspirando por su vida anterior. Así que, el solicito esposo, para que estuviera entretenida, hizo traer un piano a la isla. A pesar de las dificultades que suponía subirlo por la cornisa rocosa. 

Ella empezó entusiasmada con su nueva afición y a cada momento tocaba y tocaba, pero siempre la misma melodía,  ya que solo tenía una partitura. 
La repetía una y otra vez, hasta tal punto, que el farero estaba empezando a volverse loco…

El hombre, un buen día, dejó la isla y se marchó a por partituras nuevas, pero ella no las quiso, y seguía tocando día y noche, noche y día lo mismo.

En éste punto, el esposo ya estaba desquiciado hasta tal punto, que un día, preso de la desesperación, y blandiendo un hacha, destrozó el piano haciéndolo añicos. 
Después se dirigió hacia su mujer, quien miraba lo que ocurría sin creer lo que estaba viendo. 
Entonces el, en un ataque incontrolable de locura, le cercenó el cuello de un tajo,  y, a continuación, se suicidó.

Desde entonces se escuchan los tristes lamentos del piano surcar sobre las aguas cercanas al faro de la isla Seguin.
Así podríamos seguir con cientos de manifestaciones, y, navegando por las mas misteriosas de las aguas, encontrarnos con alguien o en algún lugar, perdido y olvidado.
Por ejemplo imaginar ver al “Viejo Capitán”, al que, penosamente, se le ve subir cada noche, peldaño a peldaño, la escalera que conduce a la linterna. Como si, de un momento a otro, fuese a encender la luz que ilumina las lóbregas aguas.
Aquel "viejo" que, cuando fueron a quitar los muebles, después de desmantelar el faro, se le apareció al encargado del traslado y le dijo, “Deja todo donde está y vete del faro”. 
Cuenta la historia que, el hombre, haciendo caso omiso, llenó el barco con la totalidad de los enseres, y, nadie sabe como ocurrió, pero el cabo que sujetaba el barco se rompió y la nave y los enseres terminaron hechos añicos.

Tampoco podemos, ni debemos, olvidarnos de las manifestaciones de niños. Seres encantadores, pero que, quizá por su candidez, o, precisamente por ella, impresionan mas.

Resulta espeluznante estar sentado en una sala del faro, y,  al mirar hacia  la escalera, ver como sube una niña que, al sentirse vigilada, se para y te mira fijamente. 
Imagina escuchar sus risas y como juega a la pelota en la habitación de arriba.
Se cuenta que esa niña a la que muchos han visto, murió en la isla, y fue enterrada cerca del faro.

Y ahora que ya nos hemos adentrado en esta dimensión, imagínate sintiendo  de repente una corriente helada en tu cuello, como se abren y cierran cajones, imagínate escuchando pisadas, niños corriendo, risas o llantos, agua que cae por un grifo inexistente, sombras, espectros.
Imagina que estás viviendo la sensación de que un barco ha encallado debajo de donde te encuentras, y estás oyendo los lamentos de los fallecidos. Escuchando como la sirena del faro se pone en funcionamiento sola, como se encienden y apagan las luces sin que tu tengas nada que ver con ello.

Si, la soledad de un faro da para este tipo de cuentos y mucho mas, pero, te has parado a pensar si, ¿En realidad son cuentos?.

La vida en un faro está llena de peligro, de soledad, de demasiadas horas aislado.

Tanto que,  a veces, pueden llevar a estados de locura…

© marian tarazona
*Texto e imágenes propiedad del blog*

lunes, 30 de octubre de 2017

La Encomienda templaria de Aberin


Éste es uno de esos lugares que, desde la primera vez que lo contemplas, llama tu atención, y hasta que no te paras, buscas, y averiguas que es eso que te atrae, no te quedas tranquila.
Aberin es un pequeño pueblo de tierra Estella (Navarra), en el que destaca su imponente iglesia bajo la advocación de san Juan, y esa es  una de las primeras cosas que llaman la atención. 
Dicha iglesia está rodeada por un conjunto de edificios, y a los pies de todo ello  se aprecia una gran extensión de campos. 
La iglesia, por otra parte, tiene una serie de “señales” que te hace pensar que estás ante algo importante, no ante una iglesia normal de un pueblo cualquiera.

A estas alturas ya puedo comentar que ante estos datos podía imaginar que se trataba de una Encomienda templaria.



La primera donación al Temple en Navarra está documentada con fecha de octubre de 1133, y  el primer documento donde encontramos la de Aberin  de 1225, si bien, en 1184, se sabe que algunos templarios de Aberin estuvieron presentes en el capítulo general de Aragón.

A diferencia de otros lugares que tuvieron o se sospecha que pudieran tener origen templario,  de Aberin y su encomienda se conocen datos fidedignos como para situar sus comienzos en el año 1177.
En dicha fecha el lugar fue donado por el rey Sancho VI, propiciando, de esta manera, la creación de una encomienda muy importante a pocos kilómetros de Estella-Lizarra. 
Fué el mismo temple quien se ocupó de construir la iglesia-fortaleza que hoy es parroquia de San Juan Bautista.


Las Encomiendas estaban regidas por comendadores, Y, en Aberin, según la documentación, los datos que se conocen de ellos son:

 .-El primer comendador fue Aimerich de Estuga, en 1225,aunque me he encontrado con que se conoce de años antes un maestre llamado Pedro de Rovira.

.-M. de Pertusa en 1230.

.-Arnalt Garín, entre 1234 y 1247, quien asistió en Monzón al capítulo general de 1234, y que, cuando Inocencio IV nombra en una bula “la encomienda de Aberin” un 11 de septiembre, todavía permanecía en el cargo.

.-Bernart de Montlor en 1257.

.-Gillem de Alcalá  quién ocupó el cargo durante tres mandatos consecutivos, en 1258, en 1266  y en 1270.

.-Sancho de Tena en 1262.

.-P. de Montpalau en 1263, y en 1265.

.-Arnalt de Castelví en1275. Mas tarde sería comendador de Castellonte entre 1283 y 1306.

.-Remont de Sant Aniol e 1287.

.-Pere Zarradorta en 1295 y en 1296.

.-El ultimo fue frey Tomás, en 1304.


Aberin, o mejor dicho su encomienda, no tiene el valor espiritual, incluso esotérico, que suele buscarse en otros lugares. 
El principal valor de la encomienda, fue el económico, ya que el temple no solo vivía de su filosofía o de su religión, sino que también tenía que subsistir. 
Un ejercito tiene que alimentarse, de ahí que necesiten campos donde cultivar, rebaños, casas, bosques, regadíos, molinos y hornos, granjas y así una gran lista. Todo esto se controlaba desde la Encomienda, que era el lugar administrativo donde se centralizaba toda la comarca y donde se rendían cuentas.

Las explotaciones ganaderas, agrícolas y  la madera también proporcionaban grandes ganancias económicas en forma de especie y en efectivo. Por lo tanto una encomienda era el verdadero "tesoro" de la Orden.


El conjunto de edificios que integran la Encomienda de Aberin se encuentra situado en una loma, estando  el caserío orientado al sur y todo ello rodeado de campos de cultivo.

Los edificios tenían dos plantas dentro de un recinto amurallado cuadrangular, con torreones en las esquinas, aunque éstos no han sobrevivido.

Dentro del conjunto existía un pozo, y, con estructura de crujía, se agrupaban el resto de edificios, como la residencia del comendador, el dormitorio de los freires, el refectorio, la cocina, el hospital de peregrinos, los graneros, el almacén de  aperos, las caballerizas y la bodega.

También existen algunos pasadizos subterráneos que salen del conjunto y terminan en algunas viviendas sitas al sur de la loma.

En el lado occidental se encuentra un aljibe, hoy oculto.

En el ángulo sureste se alza el templo, se trata de una torre rectangular fortificada que data de fines del siglo XII


El conjunto fortificado sufrió diversas reformas para adaptarlo a las necesidades de sus propietarios, si bien su estructura primigenia permaneció inalterada.
Los peores deterioros, ocurrieron con la desamortización y las guerras civiles del s.XIX, y con la posterior ocupación por particulares.


Una vez suprimida la Orden del Temple, todas las posesiones de Navarra, pasaron al patrimonio de su eterna rival, la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén. 

El simbolismo exterior de la iglesia de San Juan Bautista, sobre todo  los capiteles del pórtico de entrada y las numerosas marcas de cantería hacen pensar en que realmente se trata de un lugar templario.

Nos encontramos con capiteles con escenas conocidas, pero también otras con un simbolismo especial. 






Entre ellas una lucha entre dos guerreros que hay quien ha querido ver en ella a un soldado del temple, con la heráldica en su escudo.




Llaman la atención los capiteles alusivos a la dualidad, ya que son mas numerosos de lo que cabría esperar. Entre ellos, podemos encontrar seres gemelos, unidos por la cabeza, o con los cuellos entrelazados.




También podemos ver dos ocas, arpías, incluso hombres verdes…
 






En cuanto a las marcas de cantería destaca el báculo, símbolo que aparece en muchos enclaves templarios, y otra marca con forma de Y.





Pero también encontramos una marca de cantería mas elaborada, y que ya he visto en varios sitios como en la iglesia del santo sepulcro de Estella o en la parroquia de san Miguel en la misma ciudad.

A esta marca en muchos lugares se le considera una señal de que la iglesia cobija (o ha cobijado) un “Lignum Crucis”, curiosamente los cofrades de Aberin se hicieron cargo, entre otras cosas, del albergue-hospital, pero también del culto al “Lignum Crucis”.

Hay quien me ha comentado que el custodiado en San Miguel de Estella  proviene, precisamente, de la parroquia de Aberin.





Un recorrido por una parte de la historia en la que podemos comprobar que no todo es esoterismo o está envuelto en el secretismo.

Hoy por hoy, la Encomienda templaria de Aberin es el conjunto rural templario mejor conservado de la península.

-marian tarazona-
*El texto y las fotografías son propiedad del blog*

martes, 10 de octubre de 2017

Locos que no lo parecen. El sacamantecas vitoriano. Una novela de Julio Corral San Román

El investigador Julio Corral San Román acaba de publicar la novela "Locos que no lo parecen" en la que nos cuenta la verdadera historia de Juan Diaz de Garayo.

*Portada del libro "Locos que no lo parecen" de la editorial Las Modernas" *

Me siento obligada a tratar en un artículo sobre ello, no solamente porque nos une una gran amistad, ni tan siquiera por que en ella ha querido plasmar la verdadera historia de este asesino en serie. 
Hoy tengo que escribir porque cuando, desde la editorial Las Modernas, le propusieron escribir la novela me pidió mi opinión, ya que tenía dudas al respecto por que no había escrito antes ninguna novela.

Julio poseía tal cantidad de datos, que me sentí en la obligación de animarle a escribir un libro, ya que esta historia no podía contarse en un artículo por la extensión que hubiera supuesto; pero también por el cariño que ponía al hablar de cada una de las victimas del sacamantecas vitoriano, incluso por sus enfados al leer algún dato erróneo. Por ello, desde el momento en que me lo comentó le dije adelante, no te lo pienses,  y cuenta con toda mi ayuda. Todo esto ocurría en octubre del 2016, hace justo un año, y puedo decir con orgullo que he conocido cada línea que escribía. Puedo presumir de que cada situación por la que transcurre la novela la he ido conociendo conforme se tejía.

He llorado, he reído y también me he enfadado con el Zurrumbón, con El doctor Esquerdo, y con el autor. Y hoy tengo que agradecer a Julio el haber disfrutado de esta novela de la misma manera que si hubiera sido mía, aunque, sinceramente, me siento un poco madrina.

Por todo ello tenía que entrevistarle, para dar a conocer  la novela "Locos que no lo parecen", y a Julio Corral.


* Mi primera pregunta, y casi obligada,  sería cómo y de que manera nace tu pasión por escribir
Mi infancia la pasé en un hogar en el que había pasión por la lectura y en el que los libros llenaban las estanterías. No hay duda de que cuando se lee mucho, es inevitable que llegue un momento en el que intentes emular a esas personas y también desees contar tus propias historias.

* ¿Recuerdas qué fue lo primero que escribiste?
Tendría unos 5 ó 6 años y me encontraba en lo que por aquel entonces llamábamos parvulitos, y que equivaldría a la escuela infantil. Escribí una pequeña poesía.
Gracias a ello, y como premio, recuerdo con una sonrisa que pasé el resto del día pintando en un caballete con témperas.

* ¿Qué es necesario para escribir?
Tener algo que contar, sin duda eso es lo más importante. Y para saber cómo contarlo no hay nada como haber leído mucho.

*Dibujo de Julio Corral San Román realizado por Marian Tarazona 
(Caballero investigador, de la serie "Las musas")*
* Y, ¿En que momento decides empezar a escribir?
Todo viene de mi afición por la investigación. Llega un momento en el que acumulas tal cantidad de información, que te planteas la necesidad de hacer llegar todo ello a los demás. De nada sirve acumular datos si después no los compartes con el resto de la gente.

* ¿Cómo te ves a ti mismo como escritor?
En realidad aun no tengo ese concepto sobre mí. Me considero un curioso al que le encanta bucear en archivos y hemerotecas en busca de historias diferentes. Hasta ahora siempre han sido artículos y ensayos y esta es mi primera novela. Quizá ahora empiece a verme como un escritor y pueda decirte algo.


*  ¿Te sientes satisfecho con el resultado?
Si. En la novela “Locos que no lo parecen” he contado todo lo que deseaba y no ha quedado nada pendiente. Por fortuna la editorial me ha permitido libertad absoluta, y,  sinceramente, creo que ha quedado una novela muy completa en ese sentido. 
Ha sido la novela que realmente quería escribir.


* ¿De que manera influyen los lugares en los que vives en los temas que escoges para escribir?
Prácticamente todas mis investigaciones están relacionadas con sucesos ocurridos en Vitoria-Gasteiz o sus inmediaciones. Ello hace que conozca los lugares de los que hablo y, en ocasiones, a los protagonistas o a descendientes de los mismos que siempre aportan un punto de vista importante.

* ¿Dirías que los estados de ánimo influyen en la escritura?
Influye el estado de ánimo en el modo en que te expresas, pero también influye lo que escribes en cómo te sientes. 
Son cuestiones que no se pueden evitar y de las que, de algún modo, el lector puede ser consciente cuando vaya avanzando en el libro.

*Una pregunta un poco irreverente:
¿Creías necesario otro libro más sobre el llamado primer asesino en serie de España?
En primer lugar he de aclarar que Garayo no es el primer asesino en serie. Anteriormente a el hubo criminales que actuaron en nuestro país, y alguno de los cuales incluso mataron a más personas que el.
Por lo demás, considero que la figura del sacamantecas alavés que tiene la mayoría de la gente es una mezcla de historia y leyenda que han terminado por deformar lo realmente ocurrido.
Se han escrito multitud de libros y artículos, y, salvo en contadas excepciones, en todos se ha contado lo mismo una y otra vez, y se han repetido los mismos fallos. Por eso, para la realización de esta novela me he remitido a las fuentes originales de la época para poder contar lo que realmente sucedió.
Y lo más sorprendente es que, y aunque suene a tópico, en esta ocasión la realidad supera con creces a la ficción.

* ¿Es cierto que has puesto nombre y apellido a todas las víctimas?
Así es. Es una de las cuestiones que me parecía más importante.
Los trabajos anteriores suelen referirse a ellas por las iniciales o por los apodos. Es como si estas mujeres se consideraran como meros datos estadísticos.
No podemos olvidar que ellas fueron las que sufrieron la brutalidad de Garayo y merecen todo nuestro respeto y consideración.

*Julio Corral en uno de los lugares en los que discurre
"Locos que no lo parecen"*
* Aunque ya lo he avanzado, ¿Puedes contarnos cuál fue tu reacción cuanto te propusieron escribir la novela?
Fueron muchas las dudas que se me pasaron por la cabeza. En aquel momento no estaba seguro de ser capaz de dramatizar toda la información con la que contaba. 
No tenía ninguna experiencia en este sentido, y, desde luego, escribir novela es muy diferente a lo que estaba acostumbrado.
Por fortuna, tu sabes bien que conté con tu ayuda, y ello fue un motivo mas para animarme y seguir adelante con el proyecto.


* Explícanos el porque del título “Locos que no lo parecen”
En realidad no es un titulo original. Así fue como tituló el doctor Esquerdo sus conferencias y me pareció un merecido homenaje al personaje conductor de mi novela.

* ¿En qué o quien te has inspirado?
Única y exclusivamente en los datos que he podido corroborar. 
Es indudable que ha sido necesario ambientar alguno de los episodios que se relatan a lo largo del libro, pero siempre intentando mantener el mayor rigor histórico que he podido.

* ¿Tenías pensado algún capitulo cuando empezaste a escribir?
Desde el primer momento tenía claro cómo sería el primer y el último capítulo. Es más, ambos fueron los primeros que escribí y los dos se han mantenido hasta el final.

* ¿Qué consideras que es más importante en "Locos que no lo parecen"  los datos o la recreación?
Como investigador, sin duda los datos, aunque entiendo que para el lector es necesario que estos se encuadren en una recreación amena que permita una lectura agradable.

* ¿Y Por qué has elegido a José María Esquerdo?
Hablamos de una década de asesinatos que había que resumir en unos cientos de páginas. 
Utilizar al doctor Esquerdo como hilo conductor permitía hacerlo de forma que el lector descubriese todo lo sucedido, incluidos los años anteriores a los crímenes y el proceso judicial, del mismo modo que lo hizo el psiquiatra en sus tres viajes a Vitoria.

*Fotografía de Juan Díaz de Garayo realizada por Pedro Mur.
 incluida en el libro “El Sacamantecas. Su retrato y sus crímenes”,
de Ricardo Becerro de Bengoa. *
* Una pregunta que llevo haciéndote hace días. ¿Te sientes identificado con algún personaje?
Seguramente quienes me conocen serán capaces de descubrir pequeños detalles que me identifican, pero son solamente guiños que he utilizado como licencia literaria.

* ¿Puedes contar a tus lectores cómo has creado los personajes que te has inventado?
En realidad apenas hay un par de personajes que he creado. 
Prácticamente todos, incluidos aquellos cuyo papel en la novela es meramente testimonial, como podría ser el portero del Circulo Vitoriano, vivieron los sucesos que he relatado.


* ¿Te has planteado en algún momento adaptar "Locos que no lo parecen" al cine?
Es algo que sin duda permitiría que la historia llegara a un público muchísimo más amplio, pero no está en mi mano.
Ojalá haya algún guionista que considere esta novela lo suficientemente interesante como para plantearse llevarla al cine o la televisión.

* ¿Cómo ha sido la experiencia de escribir "Locos que no lo parecen"?
Muy diferente a como pensaba que seria.
Desde luego ha sido un proceso agotador, pero no puedo negar que me he divertido muchísimo. Lo recomiendo totalmente.

* Una vez publicada la novela,¿cambiarías algo?
En este momento no pues he contado todo lo que quería contar, pero imagino que, con el paso del tiempo, pueden aparecer nuevos datos, y seguro que me gustaría haber podido incluirlos.

* ¿Cómo te preparas para la firma de libros?
Me parece un tema al que se le suele dar muy poca importancia. No podemos olvidar que los escritores debemos estar agradecidos a esas personas que se han preocupado en comprar nuestros trabajos y en leerlos. Por ello, me gusta charlar un momento con cada uno de ellos para poder personalizar la dedicatoria. Lo merecen.

*El autor con la novela "Locos que no lo parecen"*
* ¿Aceptarás las malas críticas si las hay?
Por supuesto. Las críticas nos permiten aprender de nuestros propios errores, y sería absurdo negarse a conocerlos.
Únicamente me molestarán aquellas críticas encaminadas a perpetuar las historias que se han contado sin ningún tipo de rigor histórico y se han dado por buenas sin corroborarlas previamente.

Pues por mi parte nada mas, muchas gracias y te deseo mucha suerte con tu novela.

                            -marian tarazona-
  *el texto y las fotografías  son propiedad del blog*

                      
                       
                    

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Un esconjuradero en Navarra

Seguro que lo primero que se os ha ocurrido pensar es ¿y que es un esconjuradero?

Pues bien, un esconjuradero es una construcción de origen medieval, normalmente situada a las afueras de un pueblo aunque cerca de alguna iglesia desde el cual se lanzaban conjuros.
Es de forma cuadrada, de piedra, y con cuatro aberturas, cada una de ellas orientada hacia un punto cardinal.
El uso era muy sencillo, se trataba de conjurar cualquier mal que acechara al pueblo, un mal de ojo, alejar la peste o, incluso, una maldición.

Sin embargo, su uso principal era ahuyentar las tormentas. En cuánto se divisaban nubes negras que parecían venir cargadas de tormenta, acudía al esconjuradero el párroco junto a todos los habitantes del pueblo y allí se protegían y comenzaban a echar el conjuro para ahuyentar el granizo y con ello salvarse de una posible destrucción de las cosechas.


Pero lo que mas llama nuestra atención es saber el contenido del esconjuramiento en si, pues bien, no era nada rebuscado, simplemente se trataba de una rogativa, un rezo a santa Bárbara, santa protectora ante las tormentas, o algún otro santo; el cura asperjaba agua bendita y lanzaba el rezo, el conjuro rogaba para que no se les cayera el cielo encima.

En Aragón la formula mas utilizada era: “Boiretas en San Bizien y Labuerda: no apedregaráz cuando lleguéz t’Araguás: ¡zis! ¡zas!”, todo acompañado del ruido del hisopo y el agua salpicando a los presentes.

A pesar de verlo hoy como un rito cristiano, la verdad es que el uso del esconjuradero y su ceremonia es antiguo, muy antiguo, desde antes del cristianismo, pero, al tratarse de una costumbre arraigada en el pueblo, la iglesia, como tantas veces, cristianizó el ritual.

Antes de comenzar a escribir el presente artículo, y de llegar a preguntarme que era en realidad un esconjuradero, me puse a buscar las diferencias, o semejanzas, existentes entre Esconjuradero, Humilladero y Picota, y hasta que punto eran lo mismo o se utilizaba la misma edificación para diversas acciones.
Lo que  descubrí, en un principio, es que, dependiendo de del uso al que se dedicaba, el lugar podía recibir un nombre u otro, pero mas adelante  veremos que no es exactamente así.

.- El Humilladero. Su nombre procede del latín, y vendría a significar humilde o humildad y siempre se encuentra en un lugar alejado y solitario en cruces de caminos, entradas y salidas de los pueblos.

Suele tener la misma forma que el Esconjuradero y está provisto de una columna o varias, pero su función principal era la de orar, de ahí que casi siempre los encontramos  adornados con cruces o con alguna imagen tallada en piedra. También solía haber en su interior una cajeta donde depositar limosnas.

Los humilladeros también eran conocidos como Capillas de Ánimas, sobre todo a partir del Concilio de Trento en 1545-1563.

En el Humilladero se arrodillaban, o "humillaban", los caminantes, y pedían  protección para su camino cuando partían de viaje,  o bien, agradecían a su vuelta, que todo hubiera ido bien.

En Aragón el Humilladero recibe el nombre de Peirón o Pairón. 
El significado puede proceder de pilón, pilar. También puede proceder del griego "Phyros" (hoguera), ya que en algunos humilladeros se solía hacer una novena al santo y también una hoguera. Pero también su origen puede estar en la palabra "Peiron" (límite), ya que, como he comentado, solían encontrarse en los cruces de caminos, incluso del latín "Petrus" (piedra), por estar construidos con este material.

En Galicia los Humilladeros reciben el nombre de Cruceiros.

- La picota. Como veremos ahora, es otra cosa, la picota era el lugar exacto en donde se ajusticiaba a los reos de muerte.

Cabe decir que, mientras el reo era conducido hacia ella, la gente le insultaba y le tiraban verduras o piedras, ya que, al igual que el Humilladero, la picota también se ubicaba a las afueras de las ciudades. 

El punto exacto en donde era ajusticiado era el Rollo, que no es sino una columna sobre un pedestal y ubicada en el exterior.

Al reo se le permitía rezar al llegar a la picota, antes de su ejecución, por lo que desprendo que, Picota y Humilladero, solían estar juntos, aunque algunas veces se confunda el término y denominemos a ambos con el nombre que no le corresponde.

Ya ha quedado claro que Humilladero y Picota son cosas distintas, pero también llego a la conclusión de que el Esconjuradero es también diferente de los anteriores, ya que se trata de una pequeña edificación utilizada con fines mágicos.

El edificio consiste, como ya he comentado antes, en una construcción situada al lado de una iglesia, es de planta cuadrada con arcos a los cuatro vientos y con dominio visual sobre los alrededores, ya que desde allí era desde donde se realizaba el esconjuramiento. 
Por lo tanto nada tendría que ver con un Humilladero y menos con una Picota, ya que el Esconjuradero queda claro que solamente se utilizaba para evitar el granizo (o quitar los conjuros en sus orígenes).
El nombre de Esconjuradero proviene de Esconchurador, palabra aragonesa, y se encuentran en su gran mayoría en el Pirineo aragonés, pero, como vais a descubrir, y este es principal motivo del articulo, este verano me he encontrado uno en Navarra.

Mi afición a las cosas curiosas, misteriosas o poco conocidas, hace que en mi propia casa me vayan dando ideas sobre que investigar, en este caso fue así, al verme rebuscando entre Peirones y Humilladeros me comentaron que una edificación cercana al lugar donde vivimos tenia que tratarse de un Esconjuradero.
Así que, hacia allí nos marchamos, y, en efecto, todo hace pensar que si que lo es.



Dejo las fotografías que evidencian que tiene que tratarse de ello, ya que nada indica que pueda tratarse de un Humilladero o de una Picota. 


Las cuatro puertas abiertas a los cuatro puntos cardinales, y los dibujos en la bóveda así lo atestiguan. 



Incluso el pequeño altar desde donde se realizaría el conjuro.






Solo me quedaría investigar la marca de cantería con la que me di de bruces en su exterior, y que, en cuanto tenga conocimiento de que se trata, lo incluiré.






Siempre que puedo intento encontrar datos que atestigüen la existencia de lo que comento. Y, a este respecto, he descubierto algún procedimiento constatado de desaparición de tormentas gracias a un Esconjuramiento, es el caso de Mosen Bruno Fierro, cura párroco de Saravillo. Éste cura mandaba las tormentas que pasaban por Saravillo hacia el pueblo de Plan. (Aragón)

También he encontrado algunos esconjuraderos populares:

*.- Santa Bárbara bendita.
Que en el cielo estás escrita con papel y agua bendita.
Líbrame de las centellas y del rayo que crepita.

*.-En la casa en la que me nombren tres veces,
y recen tres Ave Marías,
no morirá labrador en el campo,
mujer de parto ni niño de espanto.
"Dios te salve María llena eres de gracia..."

En otros lugares de nuestra geografía también se utilizan estos ritos u otros similares. 
Por ejemplo en Poza de la Sal existe una puerta en la muralla a la que llaman "la puerta del conjuro", a dicha  puerta salía el párroco cuando amenazaba tormenta para que no dañara las cosechas de sal.

Además, curiosamente, y sin tener conocimiento previo del asunto, el fin de semana pasado estuve en la localidad alavesa de san Vicente de Arana, y, cual fue mi sorpresa, al descubrir que en ese pueblo, sus vecinos, para conjurar las tormentas utilizaban diferentes ritos, uno de ellos consistía en encender las velas que habían iluminado el santísimo Sacramento la noche del jueves santo y previamente habían guardado. 
Otro de los ritos consistía en recoger y guardar las piedrecitas que habían sido pisadas por el sacerdote que portaba el santísimo Sacramento el día del Corpus Christi. 
Cuando se acercaba una tormenta, los vecinos sacaban las piedras y las tiraban a lo alto, además el sacerdote salía al pórtico de la iglesia y conjuraba al cielo para que no descargase su furia contra los campos.

Añadiendo más curiosidades, he conocido que, en algunos pueblos, en el verano, cuando veían acercarse una tormenta que podía arruinarles la cosecha, tocaban con una campana, lo que se  llamaba Tentenublo,  a la  vez que recitaban esta letanía o alguna similar:

Tente nublo, tente en ti,
no te caigas, sobre mí,
guarda el pan, guarda el vino,
 guarda los campos, que están floridos.

O también ésta:
Tente nublo, tente tu,
que Dios puede más que tú.
Si lluvia traes ven para acá, si piedra,
vete para allá.

En Cantabria también tienen su propio tentenublo:
Tente nube, tente nu, que Dios puede más que tú.
Si eres agua, ven acá, si eres piedra, vete allá,
siete leguas de mi pueblo y otras tantas más allá.

Y también:
Tente nublo, tente nu, que Dios puede más que tú.
Tente nublo redoblado que Dios puede más que el diablo.
Tente nublo, tente en ti. Dios lo quiere y manda así

Tente nublo, tente nu, que Dios puede más que tú.
Que el mar es de agua bendita y el aparejo una cruz.
Detente, nube maldita, que Dios puede más que tú.

En Santurde de Rioja se utilizaba:
Tente nublo, tente tu,
que dios puede  más que tú       
Guarda el pan, guarda el vino,
pa los pobres del camino.

Pinchando aquí puedes escuchar el Sonido del Tentenublo. Hay muchos diferentes y en muchas localidades, pero he elegido uno al azar.

Además de todo lo que os he contado, me he topado con una historia muy curiosa sobre una mujer que tiene que ver con los conjuros. Aunque ya se sabe que son cosas que difícilmente pueden creerse, me fío del testimonio oral de las generaciones, y hay datos de los que puede desprenderse que la historia es real.

La tía Montona, que vivió en el siglo XIX, dicen que era tan extraña que era capaz de hablar con las nubes, y que tanto valía para conjurar tormentas como para esconjurarlas.

Joaquina Royo Brosed, que así se llamaba, según consta en la partida de nacimiento, nació en Bañón el 11 de junio de 1824. era la tercera hija del matrimonio compuesto por Jerónimo Royo y Manuela Brosed.
Se casó tres veces y no tuvo descendencia.

Era chismosa, según se cuenta, alcahueta, con mucho carácter, pero era sabia en demasía, tanto que hasta hablaba con los pájaros. 
Era bruja y adivina, y cuentan que, tan solo con mirar la luna, podía predecir lo que le preguntaran.

Un día Joaquina dijo que en el momento de su muerte llegaría una tremenda tormenta al pueblo, pidió que no hubiese grandes daños materiales, pero que la tronada fuese las mas grande jamás escuchada en el pueblo y sus alrededores. Ese día, como ella decía, haría memoria y nadie lo olvidaría.

Pasados unos años, concretamente el 8 de septiembre de 1906, la tía Montona se sintió mal, se acostó y entró en coma.
(El acta de defunción refleja que murió ese mismo día a las 10 de la noche).
A esa misma hora se puso el cielo negro en Bañón, se fueron formando en el cielo unos negros nubarrones que no hacían presagiar nada bueno, comenzando a descargar lluvia y granizo.

Se desató una tormenta con tantos rayos y con tal ruido que nadie se atrevía a salir a la calle, ni siquiera a asomarse a las ventanas.
Todos creían que aquello era cosa del demonio, los truenos sonaban sin descanso, retumbaba todo el pueblo y t alrededores. 
El cielo, Bañón y los campos quedaron iluminados toda la noche entera por los rayos y por relámpagos.

Y, al salir el sol del amanecer, la tormenta se fue, así, como si nunca hubiera estado allí.
Los vecinos al fin comenzaron a asomarse para ver si había causado daños, comprobaron que nadie resultó alcanzado, pero los campos quedaron totalmente destrozados.


La tormenta aparece documentada en varios periódicos de la época en fecha 10 de septiembre, valga como ejemplo éste de La Vanguardia:



“Tormenta: Telegrafían de Calamocha que en aquél término ha descargado una fuerte tormenta, seguida de grandes aguaceros. Se han desbordado los ríos, inundando muchas tierras labradas. En Pancrudo el Jiloca arrasó varios campos, causando daños importantes. El tren correo descendente de Calatayud quedó detenido entre Báguena y Luca, por desperfectos ocurridos en la vía entre los kilómetros 48 y 49”.



Pero, además, a partir de entonces, durante esas fechas, que coinciden con las fiestas patronales de Bañón, siempre llueve, ni un solo año ha dejado de llover.
Seguro que es la tía Montona que vuelve a divertirse en las fiestas de su pueblo.

-marian tarazona-
*el texto y las imágenes son propiedad del blog*